Otros Trabajos y Documentos

PROPONE LEY QUE DECLARA AL CUY (Cavia porcellus) ESPECIE NATIVA DEL PERU, Y
PATRIMONIO NATURAL DE LA NACIÓN, PROMOVIENDO SU PRODUCCIÓN Y CONSUMO

El Congresista de la República que suscribe, LUIS GONZALES REINOSO, integrante del Grupo Parlamentario Unión Parlamentaria Descentralista - UPD, en ejercicio del derecho de iniciativa legislativa que le confiere el artículo 107º de la Constitución Política del Perú, presenta el siguiente:

PROYECTO DE LEY

CONSIDERANDO:

Que, el inciso 4 del artículo 1º del Código del Medio Ambiente, Decreto Legislativo Nº 613  (08.09.90), refiere como un elemento  fundamental  para garantizar y elevar la calidad de vida de la población, el aprovechamiento de las especies animales que alberga nuestro territorio.  Asimismo, el artículo 36º señala que el patrimonio natural de la Nación está constituido por la diversidad ecológica, biológica y genética que contiene el territorio nacional;  manifestado por las especies domésticas nativas. 

Que, los ecosistemas, los procesos naturales, las especies de flora y fauna, las variedades de las especies domésticas nativas, y las interrelaciones entre estos elementos, son las manifestaciones principales del patrimonio natural.

Que, los artículos 58º y 59° de la Constitución Política del Estado establecen que el Estado orienta el desarrollo del país, y actúa principalmente en las áreas de promoción de empleo, promoviendo las pequeñas empresas en todas sus modalidades.

Que, el Cavia Cutleri o Cavia Tschudii “Cuy” es un mamífero roedor silvestre, especie  de cuy más antigua originario de la zona andina del Perú y extendida a otros países de la región.  Actualmente, se ha identificado y catalogado científicamente en nuestro país, la  especie de cuy doméstico o Cavia Porcellus, predominante y más conocido como cuy criollo.

Que, es necesario reconocer como patrimonio natural de la Nación a la Cavia Porcellus “Cuy”, contribuyendo con la identidad cultural de la Nación, estimulando la producción y consumo de este roedor, coadyuvando a la búsqueda de fuentes de  trabajo y alimentación para la población.

Que, este pequeño roedor está identificado con la vida  y costumbres  de la sociedad andina de nuestro país, es utilizado también  en la medicina tradicional; conteniendo su carne, un superior valor proteico y alimentario frente a los alimentos convencionales que conforman las dieta de la población peruana.

Que, es necesario fortalecer la imagen tradicional y cultural del país sobre la promoción de determinados productos  nativos en el competitivo mercado turístico  internacional.  Asimismo, urge implementar mecanismos de generación de empleo en torno a este recurso natural orientados al combate del hambre y  la pobreza en nuestro país.

Que, por las razones expuestas, se propone a consideración del Congreso de la República, el Proyecto de Ley siguiente:

EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA

Ha dado la Ley siguiente:

LEY QUE DECLARA AL CUY (CAVIA PORCELLUS) ESPECIE NATIVA DEL PERU, Y PATRIMONIO NATURAL DE LA NACIÓN, PROMOVIENDO SU PRODUCCIÓN Y CONSUMO

Artículo 1º.- Del reconocimiento como patrimonio natural de la Nación
Reconózcase al Cavia Porcellus “Cuy” como especie nativa del Perú, y patrimonio natural de la Nación.

Artículo 2º.- De la Festividad del Cuy
Institúyase la Festividad del Cuy a nivel nacional los días 29 y 30 de setiembre de cada año, estableciéndose la sede de su celebración anual y de modo rotativo las capitales departamentales de todo el país.

Artículo 3º.- Del Consejo Nacional del Cuy
Confórmese el Consejo Nacional el Cuy, como entidad multisectorial encargada de coordinar, orientar y proponer actividades de producción y consumo del cuy, articuladas entre todas las instituciones  dedicadas a la crianza y venta cuyes para consumo humano; orientada especialmente a las pequeñas y microempresas  pecuarias, y al estímulo de su demanda en el mercado interno.

Artículo 4º.- De la conformación del Consejo Nacional del Cuy

El Consejo Nacional del Cuy, conformado por (01) un representante del Ministerio de Agricultura; quien lo presidirá, (01) un representante del Ministerio de Industrias, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales Internacionales, (01) un representante del Ministerio de la Mujer, (01) un representante de la Universidad Peruana, y (01) un representante de la Red Nacional de Criadores del Cuy.

DISPOSICIONES FINALES Y TRANSITORIAS

PRIMERA.- El Consejo Nacional del Cuy, estará estructurado funcionalmente por una Presidencia  (a cargo del Ministerio de Agricultura), una Secretaría Técnica (a cargo de la Universidad),  y demás componentes.  El Consejo tendrá una duración indeterminada, hasta alcanzar sus objetivos. 

SEGUNDA.- Las coordinaciones necesarias en relación a la implementación de la Festividad del Cuy, contarán con la participación de las municipalidades provinciales y distritales  del  departamento y representaciones nacionales públicas o privadas que se dediquen al fomento de esta actividad productiva.

TERCERA.- El plazo para la reglamentación de la presenta ley no excederá los 90 (noventa) días calendarios  a partir de la vigencia de la presente ley.

Lima, 07 de enero de 2002.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Descripción zoológica

En la escala zoológica, se ubica al cuy dentro de la siguiente clasificación:

Orden: Rodentia; Suborden: Hystricomorpha; Familia:  Caviidae; Género: Cavia; Especies: Cavia cutleri, Cavia porcellus, Cavia aperea Erxleben, Cavia lichtenstein, Cavia cobaya, etc. 

Estudios efectuados demuestran que la especie de cuy silvestre Cavia Cutleri o también llamada Cavia Tschudii, tuvo como hábitat nuclear los pajonales alto andinos del territorio peruano, diversificándose posteriormente por todo el mundo, apareciendo especies diversas.  Sin embargo, aún no se ha podido demostrar con certeza el antiguo origen de dicha especie sobre los andes peruanos, habida cuenta que este sistema montañoso, hábitat natural del género cavia, se extiende abarcando varios países andinos; siendo necesario retomar o potenciar los actuales estudios zoológicos y biológicos  emprendidos principalmente por la universidad peruana, los cuáles actualmente se hallan abandonados, para demostrar finalmente el origen del género cavia sobre suelo peruano.

El tradicional cuy doméstico predominante y científica e internacionalmente reconocido como nativo del Perú, es la especie de Cavia Porcellus o también denominado cuy criollo.

Antecedentes históricos

Existen hallazgos antiguos que demuestran que el cuy fue domesticado hace más de 2,500  a 3,600 años en nuestro país, así lo demuestran los estudios estratigráficos hechos en el Templo del Cerro Sechín, donde se encontraron  abundantes depósitos de excretas de cuy; y en el primer periodo de la Cultura Paracas, denominado Cavernas (250 a 300 AC), la población peruana ya se alimentaba con carne de este animal.  Se han encontrado pellejos y huesos de cuyes enterrados con restos humanos en las tumbas de las principales autoridades y señores de las culturas pre incaicas, lo que demuestra testimonialmente la existencia y utilización de esta especie en épocas precolombinas.  Asimismo, se han encontrado cerámicas, como en los huacos Mochicas y Vicus, que muestran la importancia que tenía este animal  en la alimentación del antiguo poblador peruano.   (Carlos Luna De La Fuente 1969)

La carne de cuy, conjuntamente con la del venado fue utilizada para su alimentación, por los conquistadores españoles en América, (Pulgar Vidal, 1952).   Después de la conquista fue exportado y ahora es un animal casi universal; en la actualidad tiene múltiples usos (mascotas, animal experimental), aunque en nuestro país sigue siendo utilizado como un alimento tradicional.  

Ventajas y experiencias de crianza de cuyes

La Cavia Rodentia “Cuy”, “Conejo andino”, “Cobayo” o “Curí”, es un mamífero roedor cuya carne tiene un alto valor nutritivo frente a la de otros animales, siendo comparativamente ventajoso:

Especie

Proteína

Grasa %

ED(kcal)

Cuy

20,3

7,8

960

Conejo

20,4

8,0

1590

Cabra

18,7

9,4

1650

Ave

18,2

10,2

1700

Vacuno

18,7

18,2

2440

Porcino

12,4

35,8

3760

Ovino

18,2

19,4

2530

 

Fuente: Universidad Nacional Agraria La Molina

Como alimento, la carne de cuy  es una valiosa fuente de proteínas, muy superior a otros productos lo que permitiría suplir la carencia o déficit reportados por la OMS en la composición de la dieta peruana.  Atributos complementarios como la alta digestibilidad, bajas trazas de colesterol y triglicéridos, alta presencia de ácidos grasos LINOLEICO  y LINOLENICO esenciales para el ser humano; cabe resaltar que la existencia de dichos ácidos grasos son bajísimos o casi inexistente en otras carnes, y son precursores de la conformación del Acido graso ARAQUIDONICO (AA) y Acido graso DOCOSAHEXAENOICO (DHA).  Estas sustancias AA y DHA son vitales para el desarrollo de NEURONAS (especialmente cerebrales), Membranas celulares (protección contra agentes externos) y forman el Cuerpo de los espermatozoides.

Recientes investigaciones desarrolladas sobre este producto comprueban la alta digestibilidad El alto costo  de la carne de vacuno y de otras especies, que se ofertan en el mercado, alejan a los consumidores quienes al no tener una suplencia proteica  optan por otros productos; el consumo de carne de cuy constituye un aporte alimentario magnífico que se debe promocionar y reforzar en la cultura consumista del público.

Además, las ventajas de la crianza de cuyes domésticos (Cavia Porcellus) incluyen su calidad de especie herbívora, su ciclo reproductivo corto, la facilidad de adaptación a diferentes ecosistemas y su alimentación versátil que utiliza insumos no competitivos a diferencia de la alimentación de otros monogástricos. 

Este animal de consumo humano ha sido seleccionado como objeto ideal para proyectos de desarrollo social en muchas partes del país, a cargo de entidades públicas o privadas con excelentes resultados.  Para citar algunos ejemplos, Cáritas del Perú desarrolló proyectos de crianza de cuy y de animales menores en Tarapoto, aplicando “Modelos Pecuarios para la Generación de Ingresos”  con éxito.  

Frente al estancamiento de la producción alimentaria en las zonas rurales de nuestro país, se crearon distintas Organizaciones No Gubernamentales de desarrollo (ONG), es el caso del Equipo de Desarrollo Agropecuario de Cajamarca (EDAC), filial regional del

Centro de Investigación, educación y Desarrollo (CIED), el cual operó en la población de la Cuenca del Río Mashcón, incorporando a su estrategia de desarrollo rural la crianza de cuyes, mediante la constitución de fondos rotarios de financiamiento.  En la actualidad esta organización en coordinación con entidades públicas de la región busca promover sobre esta experiencia,  el desarrollo sustentable en las áreas urbanas y rurales.

La Universidad Agraria de La Molina y otras universidades peruanas, cuentan con décadas de investigaciones, actualmente desarrolla estudios en coordinación con el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) del Perú.  Las Estaciones Experimentales situada en las afueras de Lima, gracias al financiamiento del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID), ha centrado sus esfuerzos de investigación en la composición de la dieta andina, lo que le ha llevado a mantener en crianza experimental más de 6,000 cuyes para cruzamientos genéticos y mejora de raza, identificándose razas oriundas y promisorias para la alimentación de la población.

La necesidad de contribuir a incorporar una política pecuaria orientada a promover la producción y consumo del cuy, conlleva a identificar actualmente 03 niveles de producción caracterizados por la función que cumplen dentro del contexto de la unidad productiva, los sistemas de crianza identificados son el familiar, el familiar-comercial y el comercial.  

La crianza familiar es un sistema generalizado, en el cual este animal provee a la seguridad alimentaria de la familia y a la sostenibilidad del sistema de los pequeños productores. El sistema familiar-comercial y comercial generan una empresa para el productor, la cual produce fuentes de trabajo.

En el Perú, la crianza familiar es la más difundida en el área rural, se caracteriza por desarrollarse fundamentalmente sobre la base de insumos y mano de obra disponibles en el hogar, los insumos alimenticios empleados son, por lo general, malezas, residuos de cosechas y de cocina; los productores que desarrollan la crianza de cuyes disponen de áreas para el cultivo de forrajes o usan subproductos de otros cultivos agrícolas.  El ambiente de crianza es normalmente la cocina, la crianza familiar se caracteriza por el escaso manejo técnico que se da a los animales.

La crianza familiar-comercial se da del cruzamiento de varias razas de cuyes, empleándose mejores técnicas de crianza; la alimentación es normalmente a base de subproductos agrícolas, pastos cultivados y en algunos casos se suplemento con alimentos balanceados, en algunos casos realizándose periódicamente campañas sanitarias para el control de ectoparásitos.   Este tamaño de explotación demanda mano de obra familiar, y es una forma de generar una microempresa. Un plantel de 150 reproductoras puede producir un mínimo de 900 cuyes para el mercado.

La crianza comercial, que es poco difundida y más circunscrita a valles cercanos, a áreas urbanas; se trata de la actividad principal de una pequeña empresa agropecuaria, donde se trabaja con eficiencia y se utiliza la tecnología.  La tendencia  de esta producción es a utilizar cuyes de líneas selectas, precoces, prolíficas y eficientes convertidores de alimento, el desarrollo de este sistema contribuirá a ofertar carne de cuyes en las áreas urbanas donde al momento es escasa, lo que encarece relativamente su consumo, pero si se apoya la producción y oferta, tenderá a ser más acequible para la población.  Una granja comercial mantiene áreas de cultivo para siembra de forraje, el uso de alimento balanceado contribuye a lograr una mejor producción. Los índices productivos son superiores, se producen cuyes «parrilleros» que salen al mercado a edades no mayores de 10 semanas, con pesos promedios de 900 g.

De lo expuesto podemos decir que la baja productividad o rendimiento individual del cuy se debe a la forma de crianza, lo que se puede revertir de modo cuantitativo y cualitativo con una adecuada promoción integral en todos los procesos de la producción, lo cual implica en primer lugar una coordinación interinstitucional.   Asimismo, es preciso resaltar que de las experiencias productivas se ha contabilizado la participación mayoritaria de las mujeres en la crianza y atención de los cuyes.

Asimismo, la existencia de muchos proyectos productivos sobre la crianza del cuy, a cargo de entidades privadas o públicas se hallan circunscritos hacia una determinada zona u objetivo o hacia una determinada población lo cual no contribuye de modo permanente y amplio a la promoción de su producción y consumo a nivel nacional; aunado a la falta de una política agraria que priorice la producción de animales menores de consumo humano, especialmente el cuy, como sí se hace en otros países de la región.   Es necesario centralizar toda la valiosa información técnica fruto de la experiencia de décadas de investigación,a fin de impulsar una política alimentaria que coadyuve a elevar el nivel de vida de la población, generando empleo.

El efecto migratorio del campo a las ciudades ha determinado un incremento de la demanda de carne de cuy, siendo la demanda de consumidores potenciales sólo en Lima casi un 80% de la población del denominado sector B es potencial consumidor de esta carne y más de un 70% del sector D;  la restricción de su consumo se debe a la escasa oferta en el mercado.  Según una reciente estudio elaborado por la universidad peruana.   

El generar  una costumbre alimentaria ventajosa a base de cuy en la población, es una tarea que demanda no sólo tiempo sino de voluntad y decisión política, mediante la implementación de acciones conjuntas y articuladas de promoción de esta actividad en una primera etapa sobre las diferentes iniciativas ya encaminadas. 

ACEPTACIÓN DE LA PRUEBA DE CONSUMO  DE CUY EN LIMA METROPOLITANA

Fuente: Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) - Universidad Nacional Agraria La Molina

De la promoción turística

Este sector relativamente fértil de la producción de servicios en nuestro país, es potencialmente ventajoso para orientar la demanda del cuy; la cultura culinaria peruana se haya enriquecida con la preparación de potajes a base del cuy, siendo muy apreciados los platillos como el ají de cuy que es una comida hecha de carne de cuy sancochado y dorado, con salsa de maní, chinche, ají y condimentos; en Huancayo se come frito y condimentado con salsa picante; en Arequipa se consume en forma chactada; en Ancash se le fríe en cazuela de barro y en el Cuzco se le hornea entero; también se preparan Cuy asado relleno con huacatay, jamón de cuy, morcillas de vísceras de cuy.

En Moquegua el cuy  sirve para preparar platos típicos de la región como el cuy chactado, frito o el picante de cuy, que son  preferidos por los turistas y pobladores locales en las festividades regionales.  Existen otros platos nacionales a base de cuy, los cuales conjuntamente constituyen manjares típicos para la atracción del turismo.  En las tradiciones lúdicas del poblador peruano sobresale el famoso “juego del cuy”, que consiste en encerrar en una  caja al animal, darle vueltas y soltarlo a fin de que se introduzca en un agujero previamente dispuesto y numerado. 

El cuy en la cultura y la medicina tradicional

Como parte de las manifestación cultural, la tradición oral sobre el cuy está compilada por varios autores, entre ellos, Arturo Jiménez Borja, quien dio a conocer el libro "Cuentos y leyendas del Perú", selección que incluye títulos como el conocidísimo relato "El zorro y el cuy", entre otros conocidos  "La culebra y la zorra", "El sapo y la zorra", "El puma y el zorro".   Asimismo, autores reconocidos de la literatura lo nombran en sus obras, hasta ha sido caricaturizado como un personaje simpático por Acevedo.  

El uso del cuy como medio curativo en la medicina tradicional peruana está extendida en  todo el país, siendo recurrido por muchos pobladores especialmente de bajos recursos por las increíbles propiedades curativas que ofrece este pequeño roedor, obteniéndose en  muchos casos resultados satisfactorios.  Esta práctica se remonta épocas anteriores a la conquista y tienen relación con la cosmovisión andina.

Conclusiones

En conclusión, en especial la especie doméstica de cuy Cavia Porcellus entre otras especies, está estrechamente ligada con la identidad y el pasado cultural de nuestro país, y en la actualidad la crianza y comercialización de este animal doméstico representa un potencial producto alimentario a bajo costo y de generación de empleo para la población peruana, que no debe desperdiciarse. 

El cuy es un animal representativo de la cultura peruana en tres aspectos: en lo cultural, social y económico, lo que hace de él un producto potencialmente ventajoso para su producción y consumo; debiéndose coordinar la implementación de una política de producción pecuaria de este animal menor, en bien de la población peruana.

Por lo expuesto, declarar al cuy doméstico como especie nativa del Perú, y patrimonio natural de la Nación  es asumir  con responsabilidad  el reconocimiento del Oficial hacia este animal oriundo del Perú; buscando promover su consumo, preservando su germoplasma y desarrollando cruces que contribuyan a mejorar las razas. 

El aporte que ha significado durante siglos para las necesidades  del poblador peruano, lo hacen característico.  Además que, actualmente significa encarar el reto de promover más allá su producción intensiva a fin de elevar el nivel de consumo de nutrientes en la ciudadanía, situándonos en mejores niveles, generando fuentes de trabajo y fomentando el turismo.

EFECTO DE LA VIGENCIA DE LA NORMA SOBRE LA LEGISLACIÓN NACIONAL

La presente propuesta de carácter declarativo y promotor, se inserta coherentemente en el tejido normativo peruano, fortaleciendo la identidad nacional y favoreciendo las medidas y disposiciones orientadas al desarrollo social productivo de la población. Regula especialmente un aspecto de la producción y promoción no considerada por las anteriores legislaciones en materia agropecuaria, aplicando principios elementales sobre los derechos económicos y sociales de la población.

ANÁLISIS COSTO BENEFICIO

El presente proyecto no genera  gasto para el Estado, es una propuesta que promociona e incorpora oficialmente a la Cavia porcellus o cuy doméstico al patrimonio natural de la Nación, reconociéndole su calidad de género oriundo del Perú.   La conformación del Consejo Nacional del Cuy, como entidad multisectorial encargada para tal fin al interior de la estructura del Estado, se dará sobre bases ya establecidas y en relación a las actividades encaminadas y debidamente presupuestadas por los distintos sectores a un nivel de coordinación; asimismo, en el plano económico las ventajas que aportaría esta ley son incuantificables para el país, generándose una mayor producción, potenciándose las pequeñas y microempresas productivas, el turismo, elevándose el ingreso por recaudación.   En el plano social, se elevará la una mayor demanda alimenticia de este producto, con la consiguiente elevación de la nutrición  de la población peruana, dándose ocupación a un gran sector de la población especialmente de género femenino.

Información enviada por:
Javier Baños V.
jgonase4@congreso.gob.pe
Despacho Parlamentario
Jr. Azángaro N° 468 Of. 301 - B - 3° P
3117525 Lima - Perú

Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimineto del autor y del sitio

ZOE Tecno-Campo