Otros Trabajos y Artículos

Resultados de análisis de muestras para detección e identificación
de Nematoda en Helix aspersa


Datos reprocesados según informe enviado por la Dra. Graciela Navone

Rosa Bacardit

Introducción

Ya se ha discutido ampliamente en los foros el tema de la presencia de Pseudomonas como principal causante de patologías y posterior muerte en Helix aspersa, y también se ha insistido en que deben aplicarse tratamientos con antibióticos para prevenir y combatir la enfermedad.
Según comentarios volcados por productores, se nombra a esta bacteria como principal problema en los criaderos y aparentemente esto surge de los libros de divulgación y de la información brindada en los cursos. No he tenido acceso a ninguna de esas fuentes, por lo tanto me limito a vertir estos comentarios guiándome por la información recibida en los foros.

Ya planteé el tema de que las Pseudomonas pueden ser el resultado final de un proceso previo de infección y/o infestación por otros organismos, protozoos, nematodes, otras bacterias patógenas, etc. y que las Pseudomonas proliferen en una fase final cuando los individuos ya están muy afectados por otra infestación y/o infección. A esto es a lo que siempre me referí como infección secundaria, o sea, posterior a otra que es la que produce el previo deterioro del organismo, la baja de las defensas, y permite así la infección por cepas patógenas o no de Pseudomonas u otras bacterias que finalmente no hacen más que degradar el caracol, tal como ocurre en todo organismo que ha muerto.

También planteé la extrema necesidad de enviar a analizar los caracoles para asegurarse de que no haya habido otro tipo de infección o infestación primaria.

Informe y resultados

Un productor, quien ha tenido problemas permanentes de mortandad con resultados finales como los que muchos han reportado, llevó a analizar varios ejemplares de diversos lotes que presentaban mayor o menor grado de sintomatología (supuestamente la descripta para enfermedades bacterianas), incluyendo también un lote donde no se evidenciaban síntomas de ningún tipo de enfermedad.

Las muestras fueron analizadas por la Dra. G. Navone del CEPAVE, especialista en Nematodes.

Se analizaron 21 ejemplares de Helix aspersa Müller (Gastropoda- Helicidae) procedentes del criadero, los cuales habían sido divididos por el productor en 6 lotes.

Teniendo en cuenta que el productor catalogó a priori los caracoles como “aparentemente sanos”, “aparentemente enfermos” y con “síntomas evidentes de Pseudomonas”, los resultados parasitológicos fueron analizados sobre la base de esta clasificación.

La prevalencia fue calculada como: Número de Individuos parasitados / total de individuos del lote, x100. Intensidad media: número total de nematodes hallados / número de individuos parasitados por lote.

En este sentido se observó que los caracoles “aparentemente sanos” mostraron una carga parasitaria con un rango de 12-89, mientras que aquellos que se catalogaron como enfermos o con Pseudomonas tuvieron cargas mayores con un rango de 66-160.
Los resultados alcanzados hasta el momento sugerirían que por debajo de los 80 nematodes por caracol infectado, no habría síntomas aparentes de enfermedad parasitaria, dado que el productor no observa ningún cambio en el comportamiento ni en el aspecto, pero aquellos caracoles con sintomatología aparente por Pseudomonas y cargas parasitarias elevadas (superior a 100 nematodes por individuo) darían síntomas de enfermedad previa causada por los parásitos.

Tanto cargas parasitarias elevadas (que enferman a los caracoles) como cargas parasitarias bajas, deben ser tratadas, ya que en todos los casos esta especie de Nematoda reduce la fecundidad de los hospedadores.

Conclusión

Las personas que tengan problemas en los criaderos no deben limitarse al tema del tratamiento de las Pseudomonas sino buscar el origen de la aparición posterior de las mismas, aunque no se descarta que también puedan existir sólo infecciones por cepas patógenas de Pseudomonas como infección primaria.
Estos resultados tampoco significan que la única infestación o infección que pueda existir sea la de esta especie de nematode, también pueden haber otras especies, así como también puede haber otras infecciones primarias por protozoos, hongos u otras bacterias que no sean Pseudomonas.
Es fundamental que aquellos que tengan problemas y estén en condiciones de hacerlo deriven sus muestras a personas idóneas en los diferentes grupos que pueden afectar a los caracoles.
Este es un primer paso y a mi entender muy importante.
El siguiente paso, más difícil, es poner a punto un tratamiento para todo el criadero ya que la única forma de detectar los parásitos es matando los caracoles y haciendo la disección, no hay otra manera de determinar si el individuo está parasitado o no.
No será sencilla la puesta a punto de un tratamiento de desparasitación. Debemos tener muy presente que lo que puede matar los parásitos también puede matar al caracol ya que no son de sangre caliente y ni siquiera vertebrados, por lo tanto, los criterios con los que se cuenta son inútiles, salvo que se recurra a literatura de grupos afines.

Los antiparasitarios que pasan al torrente sanguíneo deberán ser cuidadosamente dosificados y requerirán cierto número de pruebas. Como los caracoles no pueden ser inyectados uno a uno, deberá recurrirse a la administración a través del alimento, pero tampoco sabemos cómo esas drogas serán absorbidas en el tracto de H. aspersa o si serán degradadas y/o eliminadas.
Los caracoles tienen la capacidad de acumular muchas sustancias, entre ellas metales pesados y aislarlas en pequeños "gránulos" en su cuerpo. Esto será discutido en otra nota referente a los caracoles como indicadores biológicos.
Aquí, como ya también lo expuse varias veces, nos enfrentamos al problema del tipo de cavidades que presentan los gasterópodos, por lo tanto hay que replantear toda posible solución y dejar al margen todo tratamiento concebido sobre la base de experiencias con grandes animales. Según la cavidad en que se encuentren los caracoles de nada servirá que se hagan recuentos de larvas o huevos en heces porque allí nada será detectado si el parásito afecta otras cavidades.

Las especies de Nematoda pueden ser diferentes y tener ciclos de vida diferentes, por lo tanto el manejo que pueda aplicarse a una y la medicación, no necesariamente servirá para otra. Por estos motivos es muy importante tener un diagnóstico correcto.
Asimismo, diferentes zonas pueden tener mayor o menor incidencia de una determinada especie de parásito, o ausencia total, tal como ocurre en bovinos. Es recomendable que traten de mantener las capturas que hagan a campo dentro de una misma zona. Si están comprando reproductores harán un criadero mixto de infecciones o infestaciones que requerirá muchos más controles porque nunca van a estar seguros de su procedencia ni del estado sanitario, ya que nadie lleva a cabo controles. Frente a este problema será preferible que opten por la recolección ya que por lo menos los individuos han estado sometidos a un control "natural" y el riesgo de cargas parasitarias elevadas es menor.

Tratamientos con antibióticos: este es un punto importante y muy discutido. Frente a estos resultados y suponiendo que en un criadero el problema esté ocasionado por nematodes, es evidente que lo único que se hace es "poner un parche" al problema. Con los antibióticos disminuirán la carga bacteriana y la controlarán durante un tiempo, pero si el origen es una infestación por Nematoda, sólo estarán remediando la infección secundaria pero no atacarán el origen del problema.
Este desconocimiento no hará más que ocasionar gastos innecesarios en antibióticos que tampoco remediarán la situación y que en una producción intensiva significarán un costo importante a tener en cuenta.
Asimismo, el uso reiterado de antibióticos, en cualquier forma que lo lleven a cabo, alimento, agua de bebida o aspersión también afectará a los microorganismos de la flora intestinal y disminuirá la eficiencia alimenticia. Todos uds. conocen el tema de los tratamientos con antibióticos en humanos. El caracol no escapa a esta problemática. Aunque la administración sea por aspersión el resultado es el mismo porque estos animales tienen una elevada absorción por piel.

Aclaración: El nombre de la especie de Nematoda encontrada no se menciona para evitar confusiones entre productores y/o falsos asesoramientos. De todos modos habrá que esperar la puesta a punto de la práctica de desparasitación y tampoco sería correcto que aplicaran el tratamiento sin diagnóstico previo.

Rosa Bacardit
17/09/2002

Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento del autor y del sitio

ZOE Tecno-Campo