Otros Trabajos y Artículos

El aceite de neem Azadirachta indica A. Juss, y su relación con
el control de la roya de la hoja del trigo Var. Baviácora

M.C. Sergio Muñoz Valenzuela
Profesor-Investigador del Instituto Tecnológico Agropecuario No.21
Block 611 Valle del Yaqui, Municipio de Bácum, Sonora, México
Tel: 016434357100; Fax: 101
canola_nal@hotmail.com

INTRODUCCIÓN

El árbol del neem Azadirachta indica A. Juss, es una especie vegetal de una importancia potencial relevante, en virtud de sus características muy distinti-vas, las cuales se reconocen en el mundo científico de occidente, y reconocido su uso milenario en las culturas del viejo mundo. Esta especie arbórea, ha despertado la atención del mundo científico biológico, por sus múltiples propiedades y usos; también se le conoce con los nombres comunes de “cinamomo”, “acederaque”, y “margoza”, o “la planta milagrosa”, o “la botica del pueblo” como lo llaman en la India, donde desde hace siglos los indios recurren a este árbol para aliviar el dolor, la fiebre y las infecciones. Por ese motivo, en los últimos años ha ido en aumento el interés de la ciencia por esta especie, ya que dos decenios de investigación revelan resultados prometedores en tantos campos, que esta especie pudiera aportar enormes beneficios a la humanidad.

Este árbol de los trópicos, pertenece como la caoba y la piocha a la familia de las meliáceas; llega a alcanzar 30 metros de altura y más de dos metros y medio de circunferencia. Sus hojas se mantienen persistentes en el árbol por todo el año, por lo que crece con rapidez, exige pocos cuidados y se adapta bien a los suelos pobres. A principios del siglo XX se introdujo a Äfrica occidental como un árbol de sombra, y con el objetivo de frenar el avance hacia el sur del desierto del Sahara. Los silvicultores lo llevaron también a Fiji, Arabia Saudita, Centroamérica, Sudamérica y a las islas del Caribe, y ahora se trabaja experimentalmente en parcelas meridionales de Arizona, California, y Florida. En México, está reportada su presencia desde 1990, y a partir de entonces, se propaga con celeridad, y mientras tanto, los investiga-dores se empeñan en estudiar las bondades del árbol.

Muchas son las aportaciones potenciales del árbol del neem para beneficio económico de los países; se menciona repetidamente como un árbol madera-ble, de características similares a la madera producida por la caoba; es un gran aportador de leña en los países que así se requiere, pero lo más importante, es su uso como bioinsecticida, lo que no es un conocimiento nuevo, ya que los hindúes saben desde hace muchos años, que las hojas del neem repelen una buena cantidad de insectos dañinos, y actualmente, se tiene conocimiento que los insecticidas derivados de la especie, son eficaces contra mas de docientas especies de insectos, así como contra diversos ácaros, nemátodos, hongos, bacterias, y virus. Del aceite de neem, se extrae un insecticida natural orgánico que compite ventajosamente con los insecticidas químicos, ya que insectos que han desarrollado resistencia a los insecticidas sintéticos, son controlados por derivados del aceite de neem. A este respecto, ésta especie podría ser el precursor de una nueva generación de productos insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc., protectores de las cosechas sin contaminar el entorno.

OBJETIVO

El objetivo de este trabajo fue evaluar el aceite de neem en su presentación comercial como Protector X4, contra el desarrollo de Puccinia recondita Rob. Ex Dem., organismo causal de la roya de la hoja del trigo en la var. Baviácora.

REVISIÓN DE LITERATURA

Descripción taxonómica

El neem, es un árbol de hoja perenne, robusto, siempre verde, de rápido crecimiento, corteza gruesa y copa redonda, que alcanza una altura de 30 metros en su etapa adulta, con un diámetro de copa de hasta 10 metros. Logra su máxima producción de frutos a los 10 años y llegan a vivir mas de 100.

Taxonómicamente se describe de la siguiente manera (Bailey, 1977):

Reino: Vegetal
División: Embriofitas
Subdivisión: Angiospermas
Clase: Dicotiledóneas
Orden: Geraniales
Familia: Meliaceae
Género: Azadirachta
Especie: Azadirachta indica
Sinonimia: Melia indica Juss
Melia azadirachta L.

Descripción botánica

Botánicamente se describe como de corteza gris, o gris oscura, áspera, café rojiza en su interior, de hojas compuestas imparipinadas alternas de 20 a 38 centímetros de largo, y provistas de 8 a 19 folíolos alternados u opuestos, ovalo-lanceolados, oblicuos o subfalciformes, falciforme-lanceolados, brillan-tes; las flores son blancas o amarillo-pálido, pequeñas, olorosas, numerosas en largas panículas axilares, hermafroditas; el fruto es una drupa pequeña, indehiscente en forma de nuececilla, verdes, amarillas cuando maduran, aromático, oblongo o ovoide-oblongo, de 1.3 a 1.8 centímetros de largo, con una sola semilla exalbuminosa, presentándose la maduración de los frutos de abril a agosto, dependiendo de la ubicación geográfica (Bailey, 1977; Ahmed y Grainge, 1986; Radwanski y Wickens, 1981). En el Campo Experimental Todos Santos de Baja California Sur, México, la maduración se presenta de octubre a diciembre (Osuna, 2000), mientras que en el Valle del Yaqui, Sonora, esto ocurre de septiembre a noviembre.

Importancia

El neem, nim, margoza o cinamomo, ha demostrado tener propiedades insecticidas y farmacológicas, y ser de beneficio para la agricultura y el desarrollo rural (Saxena et al., 1987). Por otra parte, puede ser utilizado de manera efectiva, en comunidades de bajo nivel tecnológico, para reducir la dependencia de los plaguicidas sintéticos y para generar ingresos. Este árbol, es de fácil propagación, es perenne, ocupa poco espacio, y requiere de poco trabajo, agua, y fertilizantes; no se destruye al utilizar obtener material diverso de su planta; no es maleza ni hospedero de plagas, en cambio, es ornamental y maderable; el material insecticida se extrae con relativa facilidad; los extractos son fáciles de procesar y formular; y proporciona seguridad a los humanos y animales al usarlo y consumirlo en las diferentes formas y propósitos (Ahmed et al., 1984).

Orígen y distribución

El neem es nativo del subcontinente indo-pakistano. Pradhan y Jotwani, 1968, citados por Leos y Salazar, 1992, señalan que en la India puede haber un total de 25 millones de árboles, los que se localizan en un largo cinturón que se extiende hacia el sur desde Delhi y Lahore, hasta Cabo Camorin. En el sur de Asia se encuentra en Bangladesh, Birmania y las partes secas del Sri Lanka. En el sureste de Asia se encuentra de manera dispersa en Tailandia, sur de Malasia, y en las islas de Indonesia al Este de Java. En Filipinas se introdujo en un programa que cubre 40 000 hectáreas de bosque. También se encuentra en las planicies del norte de Yemen y se introdujo a Arabia Saudita. En Africa está muy distribuido en Nigeria y Sudán; también se encuentra en la costa del este, desde Etiopía, pasando por Somalia, Kenya, Tanzania y Mozambique, además en el oeste de Africa está en Mauritania, Togo, Costa de Marfil y Camerún (Ahmed y Grainge, 1986; Leos y Salazar, 1992).

En el nuevo mundo fue introducido recientemente en Estados Unidos de Norteamérica, y en varios países sudamericanos como Argentina, Brasil, y Chile; en países centroamericanos como Nicaragua y Honduras; en países del Caribe como Haití, antigua Surinam, Islas Vírgenes, Cuba y Puerto Rico, y recientemente en México (Leos y Salazar 1992).

Los trámites para la importación del neem a México, se iniciaron en 1987, contando con la cooperación del Dr. M.S. Swaminathan, que en ese tiempo, era Director General del Instituto Internacional sobre Investigación del Arroz (International Rice Research Institute-IRRI) en Manila, Filipinas. Se comisio-nó al Dr. Ramesh C. Saxena, quien proporcionó su apoyo inmediato, y cola-boró con el proyecto en su tiempo (Leos y Salazar, 1992).

Cuando la mayoría de los arreglos se habían hecho, se solicitó la autorización sanitaria para importar semilla de neem de las Filipinas, ante la Dirección General de Sanidad y Protección Agropecuaria y Forestal de la SARH –en la actualidad SAGARPA-, con la colaboración de la Delegación Estatal de Nuevo León, y en particular de la Dirección General de Sanidad Vegetal del Estado. El permiso fue concedido con apego a cumplimiento de los requisitos fitosanitarios en vigor: certificado fitosanitario internacional, certificado de origen, tratamiento con fosfuro de aluminio, e inspección ocular. En este caso, estaba indicada la aplicación de la cuarentena exterior No. 14 contra el gorgojo Khapra Trogoderma granarium Everts. El 15 de Agosto de 1989, se importaron 200 gramos de semillas (700 unidades) con su respectivo certificado fitosanitario que reportaba inspección cuarentenaria y tratamiento a las semillas para garantizar la protección del material contra plagas y enfermedades (Leos y Salazar, 1992).

La siembra se efectuó el 25 de agosto de 1987, y se preparó el substrato para siembra con una mezcla de 2/5 partes de arena de río, 2/5 partes de tierra de hoja y 1/5 parte de perlita. La mezcla se depositó en bolsas de plástico de un litro de volumen y se sembraron las semillas una por bolsa a una profundidad de 1.5 centímetros. Las bolsas se colocaron bajo invernadero a una temperatura de 32 °C por la mañana, y a 37 °C por la tarde, y con un substrato constantemente húmedo por 30 días con riegos pesados cada semana con agua tratada con 2 gramos de Captan 50 PH por litro para prevenir pudriciones. La emergencia de las plantas se inició ocho días después de la siembra y llegó a su máximo el 22 de septiembre, y para el mes de noviembre, las plantas se pasaron a bolsas de polietileno de 5 litros de volumen. En abril de 1988, se inició la diseminación de los arbolitos a las instituciones competentes, así como a particulares de la región y del país. En el mes de mayo, se presentó la oportunidad de repartir ejemplares de neem, en la ciudad de Oaxaca, Oax., con motivo de la celebración del “II Simposio Nacional sobre Substancias Vegetales y Minerales en el Combate de Plagas”, evento organizado por la Sociedad Mexicana de Entomología (Leos y Salazar, 1992).

En resumen, durante 1988-1990, fueron diseminados 385 árboles de neem en 168 sitios de 85 municipios de 19 estados del país, los cuales fueron adquiridos por instituciones de investigación, de educación superior, de desarrollo rural, viveros, etc., pero también se entregaron a agricultores particulares, ejidatarios, y comunidades. El mismo autor señala y recomienda que debe de intensificarse la diseminación de la especie, por las personas e instituciones que la han adquirido, en virtud de que puede reproducirse de manera vegetativa por estaca. Concluye el autor que de acuerdo a la información disponible, el neem puede llegar a ser de gran beneficio para el desarrollo rural de México. El Programa de Importación y Diseminación del Neem en México de la FAUANL, dio cumplimiento a los objetivos iniciales, sin embargo, solo es la primera fase, y para que se llegue al éxito, será necesaria la cooperación de los individuos y de las instituciones (Leos y Salazar, 1992).

En la actualidad, el árbol del neem, se encuentra distribuido en los Estados de Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Sonora, Nayarit, Colima, Campeche, San Luis Potosí, Guerrero, Quintana Roo, Yucatán, Nuevo León, Veracruz, Oaxaca, Morelos, Chiapas, Guanajuato, Tabasco, Tamaulipas, y Durango (Cruz, 1998; Inifap, 1999). Se cree que la especie fue introducida al trópico seco de México durante las últimas décadas, y a Baja California Sur en especial, en 1989, por Lawrence Bruce Jacobs, promotor y asesor de los productores de productos orgánicos de la región de Los Cabos. La especie fue introducida de Filipinas, y corresponde a plantas seleccionadas por sus altos contenidos del principio activo de las semillas (Osuna, 2000).

No obstante lo anterior, en 1993, el INIFAP a través del Campo Experimental Todos Santos de Baja California Sur, incorporó al neem a la colección de plantas exóticas. En 1994, se realizaron actividades de validación sobre la propagación de la especie, y en 1996, se produjeron 5000 plantas para promover la especie en todo el estado, actividad que se llevó a cabo en colaboración con el Programa Nacional de Reforestación-PRONARE. Para 1996-1997, se estableció media hectárea de neem asociada a plantaciones de damiana Turnera diffusa para validar y transferir la tecnología, y al mismo tiempo experimentar sobre la multiplicación de la especie a través de semilla y en forma vegetativa (Osuna, 2001). En 1998, se estableció un módulo de neem de cinco hectáreas, para dar cumplimiento a una disposición oficial relativa al desarrollo de un Proyecto Nacional, para el establecimiento de módulos de neem en los campos experimentales estratégicos del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícola y Pecuarias-INIFAP, para validar, evaluar procedencias, y promover la tecnología de establecimiento y manejo de plantaciones comerciales, para la producción de semilla, manejo y dosificación de extractos para el control de plagas en cultivos importantes (Osuna, 2001). A éste respecto, no todos los campos experimentales seleccionados, cumplieron con la disposición, no obstante haber un financiamiento para tal fin. Uno de los campos experimentales que no acató la disposición, fue el Campo Experimental Valle del Yaqui, dependiente del Centro de Investigación Regional del Noroeste-CIRNO, y mejor conocido en el mundo como CIANO, por su importancia adquirida en los tiempos fértiles del desarrollo de la Revolución Verde. No obstante, ya existían en el CIANO 63 árboles que fueron plantados en 1994, con propósitos experimentales y de ornato (Moreno, 1996); y los cuales fueron reportados como un módulo de investigación y transferencia (Morales, 2001).

Por la importancia que significa un módulo experimental de neem de ésta naturaleza, en el año 2000, profesores-investigadores del Instituto Tecnológico Agropecuario No.21, toman la iniciativa de establecer un módulo de investigación y transferencia de neem, bajo un marco real de plantación de 7m x 7m, con material vegetativo de la SEDENA de Esperanza, Sonora, a través de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales-SEMARNAT y de la Asociación de Productores Hortícolas del Valle del Yaqui.

Este tipo de plantaciones se han establecido en todo el país, y por diferentes dependencias e instituciones. En Oaxaca, en 1992, una organización campesi-na introdujo la especie al Municipio de Tututepec, con el propósito de producir un bioplaguicida eficaz (Reyes y Flores, 2000; citados por Marín et al., 2001). Los autores señalan que las plantaciones de neem presentan una amplia heterogeneidad en la producción de semillas y contenido de azadiractina debido a factores silvícolas y genéticos, por lo que resulta conveniente realizar un proceso de selección de los árboles con las características deseadas, y desarrollar estudios de cultivo de tejidos y obtener embriones somáticos in vitro para la correcta propagación.

En 1998, se estableció un lote de neem en el Campo Experimental de Rosario Izapa, Chiapas, la cual tiene una superficie de una hectárea con semilla procedente de la república de Cuba. El lote está compuesto por 192 plantas en un arreglo espacial de marco real 8 x 8m. El suelo es del tipo migajón arenoso con buen drenaje, con un alto contenido de materia orgánica de 3.2%, y una pendiente menor del 2% (Grajales, et al., 2001).

En 1999, en el Campo Experimental Costa Oaxaqueña, de Río Grande, Oaxaca, se estableció una plantación de neem consistente en 252 árboles a un distanciamiento de 7 x 4m, y al mismo tiempo, se estableció otra plantación en Iguala, Guerrero (Grajales, et al., 2001).

En Sonora, en los últimos años, se ha trabajado en la diseminación de la especie, y esto empieza en 1990, con la introducción de 10 árboles, y es probable que correspondan a los ejemplares distribuidos por la Universidad de Nuevo León, y que se encuentran en la comunidad de Fundición, Municipio de Navojoa; sin embargo, la introducción del árbol del neem al Valle del Yaqui, según Moreno, 2001, se debe a la iniciativa de dos investigadores y un productor agrícola. En realidad, comenta Moreno, 2000, la historia del neem principia en Baja California Sur, cuando en 1989, Lawrence Bruce Jacobs, la introduce a Los Cabos procedente de Filipinas, de unas plantas seleccionadas por su alto contenido del principio activo de sus semillas (Parra, 1998). En 1992, el Dr. Eugenio Martínez Salazar, la M.C. Guadalupe Torres Villa, y el Sr. Fernando Icedo Márquez, introdujeron de Baja California Sur, algunas semillas y 5 plantas de neem. Los arbolitos se trasplantaron en el campo del Sr. Reinaldo Díaz-Brown del Valle del Yaqui, y las semillas se sembraron en el vivero de la SAGAR, ahora de SEMARNAT, ubicado en la Laguna del Naínari; se hicieron plantas, las cuales se plantaron para 1993 en los municipios de Navojoa y Guaymas; en Navojoa, en el campo agrícola del Ing. Jorge Escalante, y en Guaymas, en el campo agrícola del Sr. Ricardo Parada Laborín; y para 1994, de las mismas plantas se hizo una plantación en el Campo Experimental Valle del Yaqui del municipio de Cajeme. De las primeras producciones de semilla en 1996, da principio la multiplicación del material vegetativo, con la participación de la SEMARNAT y de la SEDENA.

Requerimientos climáticos

En general, el neem se adapta a las regiones tropicales, tropicales húmedas, subtropicales, y áridas, y a elevaciones que van desde el nivel del mar hasta los mil metros sobre el nivel del mar. Requiere de una temperatura máxima de 46°C, y una temperatura mínima de 26°C, y una precipitación anual de 400 a 1200 mm. Se adapta bien a suelos pobres en materia orgánica, de textura pesada, media y ligera, pH de 5.5 a 7.0, buen drenaje y una profundidad mayor a 150 centímetros; salinidad menor a 4 dS/m; y un fotoperíodo menor a 12 horas/luz. Puede prosperar en suelos rocosos y poco profundos (20-50 cm), soportar hasta 50°C y un pH de 5 a 7.5, pero no soporta heladas o largos períodos de bajas temperaturas, ni suelos arenosos, secos y profundos, anegados y salinos (NRC, 1992; FAO, 1998).

Usos variados de la especie

El neem, es un árbol de uso múltiple. La madera es utilizada para leña en países africanos y en la India. En Ghana, existen plantaciones con un espaciamiento de 2.4 por 2.4 metros; si el primer corte se hace a los ocho años, se produce de 108 a 137 m3 de leña por hectárea (NAS, 1980; citado por Osuna, 2000). Por sus características, la madera es excelente para la construcción de casas habitación, y para la elaboración de muebles, por no ser atacados por las termitas (NAS, 1980; citado por Osuna, 2000). La semilla contiene un 40% de aceite, el cual es usado para combustible para las lámparas, y como lubricante para maquinaria; es usado asimismo, como ingrediente útil en jabones y desinfectantes, así como en productos farmaceúticos y de cosmetología (NAS, 1980; Evans, 1992; NRC, 1992; Beckstrom-Stemberg y Duke, 1996; Norten, 1999; citados por Osuna, 2000). La pasta derivada de la extracción del aceite de la semilla de neem, se ha reportado como un excelente fertilizante varias veces mas rico en nutrientes para las plantas que el estiércol (NRC, 1992). Sus hojas y ramas son utilizadas ampliamente como “mulch” y fertilizante en Sri Lanka, India, y Burma

Las diferentes partes vegetativas del árbol del neem, se utilizan para el control de plagas de granos almacenados y de cultivos en los países en vías de desarrollo, y para agricultores de recursos económicos limitados (Ahmed y Grainge, 1985, 1986).

Actividad parasiticida

En la India, el neem se usó por muchos años para curar enfermedades y dolencias, era prácticamente “la botica del pueblo”; hoy en día tiene múltiples usos médicos. Por esta razón, los investigadores farmaceúticos fueron los primeros en aislar algunos principios químicos activos en 1942 (Leos y Salazar, 1992). En 1962, se reportó la actividad antialimentaria del neem contra locústidos, desde entonces, surgió la inquietud mundial por estudiar las propiedades de árbol (Pradhan et al., 1962). Para 1970, se identificaron los tres antialimentarios mas importantes: salanina, meliantriol, y azadiractina, además de otros compuestos con principios menos activos o desconocidos (Henderson et al., 1964; Lavie et al., 1967; Butterworth y Morgan, 1968, citados por Indian Agricultural Research Institute, 1983).

El triterpenoide azadiractina, es el antialimentario mas potente del neem. Su estructura química es compleja para ser sintetizado con propósitos prácticos (Kubo y Nakanishi, 1977, citados por Saxena et al., 1980). Por otra parte, la azadiractiba, ejerce acción como regulador de crecimiento, inhibidor de la oviposición, y esterilizante (Saxena et al., 1980); 1980; Heyde et al., 1983; Schulz, 1981; todos citados por Leos y Salazar, 1992).

Los antialimentarios del neem inhiben o retardan la actividad de alimentación de los insectos y reducen el daño directamente, ya que el substrato no es atractivo por su baja palatabilidad. Schoonover, citado por Cox (1981), señala que los antialimentarios actúan sobre receptores sensitivos a inhibidores, o que afectan de manera negativa la sensitividad de otros receptores que normalmente reaccionan a estimulantes alimentarios. Los antialimentarios causan desorientación en el insecto e inquietud continua, reduciéndose los períodos de alimentación y las cantidades ingeridas, e incrementándose el parasitismo y la depredación por permanecer expuestos y débiles. Estas substancias son biodegradables, no venenosas, y no afectan directamente a los enemigos naturales.

Se ha mencionado que el neem funciona como antialimentario; sin embargo, su efecto como regulador del desarrollo es la característica mas importante. La azadiractina se ha reportado como regulador del crecimiento en insectos holometábolos, pero la azadiractina, no es el único compuesto con ésta propiedad en el neem (Leos y Salazar, 1992). Se ha demostrado que hay otros compuestos en las semillas que regulan el crecimiento de la conchuela del frijol Epilachna varivestis Mulsant (Schmutterer y Rembold, 1980), de la palomilla de la harina del mediterráneo Anagasta kuehniella (Zeller), y la abeja Apis mellifera L. (Scharma et al., 1980). Se reporta también, que una fracción que no contenía azadiractina, tuvo efectos mas fuertes sobre el crecimiento del lepidóptero Mythimna separata (Walker), que la propia azadiractina (Schmutterer et al., 1983).

Los reguladores del desarrollo no solo retardan el crecimiento de las larvas o ninfas, sino que además producen anormalidades y fallas morfogenéticas. Las anormalidades incluyen larvas obscurecidas y encogidas, con pseudipatas vestigiales, larva-pupas deformes, pupas con patas y parches de cutícula larval en los tergitos (Sexena et al., 1980). Por otra parte, es común encontrar crecimientos incorrectos, por ejemplo ninfas demasiado pequeñas o demasia-do grandes por su estadio, las cuales no llegan a la fase adulta. Es frecuente que la cutícula se quede adherida al abdomen y patas (Heyde et al., 1985). Los insectos no pueden abandonar sus cutículas viejas y mueren, o las ninfas en su intento por convertirse en adultos, rompen la cutícula nueva en la región dorsal del tórax, lo cual está asociado con una inhibición de la síntesis de quitina (Redfem et al., 1981, citado por Cox, 1981).

Es muy importante el hecho de que el neem no afecta a los enemigos naturales, ya que sus reguladores de crecimiento, no tienen acción de contacto (Schmutterer et al., 1983). Por su parte Sexena et al., en 1980, reportaron que el parasitismo del lepidóptero Cnaphalocrocis medinalis, se favoreció con la aplicación de aceite de neem en el cultivo del arroz, ya que las larvas no pudieron enrollar las hojas adecuadamente, y estuvieron expuestas a los parásitos.

La inhibición de la oviposición se ha reportado para Crocidolomia binotalis Zell en repollo. Este insecto fue repelido por el tratamiento de neem, que pudo detectar por el olfato a una distancia de 25 centímetros (Fagoone, 1981, citado por Cox, 1981). Esta es una acción netamente repelente.

Se ha reportado también, que las hembras de Epilachna varivestis, reducen su fecundidad en un 90%, y retardan su oviposición por ocho días al estar confinadas en plantas tratadas con azadiractina (Steets y Schmutterer, 1975). Schulz, en 1981, reportó que el efecto del neem sobre las hembras era esterilizante, que los oocitos y los ovariolos completos se encogían y que a esto le seguía una reabsorción a nivel del vitelario y el oviducto. Rembold y Sieber en 1981, citados por Heyde et al., 1983, reportaron que la administración de azadiractina por inyección a la langosta migratoria, le produjo esterilidad por inhibición de la oogénesis.

Un efecto adicional del uso del neem es el cambio del comportamiento que en algunos casos ha resultado benéfico. Por ejemplo, varias Cicadellidae y Delphacidae (homóptera) del arroz, dejaron de comer del floema para alimentarse del xilema, cuando las plantas fueron tratadas con neem. Esto resultó en una reducción notable de la transmisión de virus específicos del floema (Saxena y Khan, 1985; Saxena et al., 1985).

Los efectos sistémicos antialimentarios de la azadiractina, se reportaron hace algún tiempo (Gill y Lewis, 1971), y están sustentados por varios autores. Es interesante observar que la aplicación del neem como insecticida sistémico a las raíces haya mas exitosa que las aspersiones foliares para control de chicharritas (Heyde et al., 1985).

Tomando como base que la azadiractina impide en cierta medida la alimentación de los insectos por medio de un componente activo triterpenoide que es el que impide el desarrollo de los insectos (Warbrick et al., 1995; Isman et al., 1990), la agencia de protección del medio ambiente de los estados unidos-EPA, ha aprobado los extractos con la azadiractina para el control de los parásitos en plantas como un compuesto esteroidal sin átomos de clorina, fósforo, sulfuro o nitrógeno (Martindale, 1992); sin embargo, un análisis estructural del insecticida, indica que podría actuar como un agente carcinógeno genotóxico (Rozencrantz y Klopman, 1995), y otro estudio sugiere que los limonoides en los extractos podrían ser citotóxicos (Cohen et al., 1996), además de que la azadiractina se degrada rapidamente al contacto con la luz, calor o alcalinidad; es costosa de extraer y dificil de sintetizar (Schmutterer, 1990).

Los extractos de neem usualmente se han evaluado in vitro y en varios parásitos agrícolas (Jones, 1994; Isman et al., 1990; Warthen, 1990), otros estudios con la azadiractina in vivo se han efectuado en Bovicola ovis en bovinos (Brezo et al., 1995) y Lucilia cuprina en ovinos (Rice, 1989). Por otra parte, los estractos del germen de neem, podrían ser útiles para el control de los piojos en animales puesto que el control eficaz requiere la supresión de los huevos, de las larvas, y de los adultos (Blakemore, 1967).

Al respecto, Guerrini, 2000, trabajando con extractos de neem en Australia, para el control del piojo de las ovejas Damalinia ovis, en un ambiente contaminado por seis meses. Las ovejas fueron asperjadas con estractos metanólicos del germen de Azadirachta indica. Los resultados indicaron una reducción en las poblaciones de piojos con concentraciones bajas del producto de 40, 80, y 160 PPM.

En la Conferencia Mundial de Neem celebrada en La Universidad de British Columbia, en Vancouver, Canadá, Vijayalakshmi, 1999, presentó un trabajo desarrollado en la India donde utilizó el aceite de neem en el control de los nemátodos Meloidogyne incognita y Rotylenchulus reniformis, organismos que causan enfermedades en tomate Lycopersicon esculentum, y para lo cual trató la semilla con los productos derivados del neem; como resultados , el autor encontró una reducción considerable de los patógenos mencionados.

En la Universidad de Washington, Stark, 1999, llevó a cabo una serie de estudios con el propósito de incrementar la efectividad de algunos productos químicos en el control de áfidos. Neemix fue uno de los productos utilizados, al igual que el afidicida Pirimor. Como resultado, el autor especifica que hubo un incremento en la efectividad, al utilizar el producto derivado del neem. Interesante resulta , el incremento en la potencialidad de Pirimor en el control de los insectos, de manera que las concentraciones pueden ser inferiores al usarlo mezclado con Neemix. Se sugiere establecer ensayos al respecto, y confirmar este sinergismo. Por otra parte, en el Departamento de Botánica de la Universidad de Lucknow de la India, se llevó a cabo un estudio con productos de neem y su influencia en los vectores Aphis gossypii, Aphis craccivora y Myzus persicae, y se concluyó que los productos del neem son repelentes e inducen la salivación e ingestión, lo que pudiera reducir la transmisión de enfermedades virales (Roychoudhury y Bhattt, 1999).

Narváez, en 1999, trabajando con tabaco en el Centro Internacional de Investigación y Capacitación Agropecuaria-CIICA de Tapachula, Chiapas, México, señala que en el aspecto fitosanitario, el tabaco tiene dos pricipales problemas: el fitopatológico y el entomológico. En el aspecto fitopatológico, se incluye a la enfermedad conocida como “moho azul” provocada por el hongo Peronospora tabacina Adam, la cual es destructiva cuando las condiciones climáticas son propicias para su desarrollo. En el aspecto entomológico, se involucran diferentes especies de insectos-plaga, y cuya importancia económica depende de la localización geográfica. En Nayarit, el problema es el barrenador del tallo o tortuguilla Trichobaris sp., en cambio en Chiapas, el principal problema entomológico lo representa la mosquita blanca Bemisia tabaci.

El mismo autor, compila información al respecto, y comenta que en México cada año se utilizan 60 mil toneladas de agroquímicos para controlar parásitos dañinos a los cultivos; donde los insecticidas representan el 36%, los herbicidas el 35% y los fungicidas el 23%, situación crítica ya que las hortalizas y frutas en su mayoría, se exportan a Estados Unidos y Canadá, no obstante la proporción que se destina al mercado nacional. Por lo anterior, debe de haber una adecuada integración del control químico y la óptima explotación en el combate de los insectos-plaga, a través del Manejo Integrado de Plagas-MIP, y es la utilización de insecticidas de amplio espectro, la primera línea de defensa en el control de las principales especies de insectos-plaga en cualquier cultivo; y en este sentido, el tabaco no es la excepción, ya que en Chiapas, es atacado fuertemente por una gama de insectos dañinos como la tortuguilla, hormigas, gallina ciega, trips, mosquita blanca, etc., y para cuyo control se usan productos químicos a base de Acefate, Endosulfan, Metomil, Imidacloprid, metilditiocarbamatos, etc. En Nayarit, sin la liberación de insectos benéficos, se desarrolla un Programa por Agrosem, el cual incluye el uso de Temik 15G, Thiodan, Vidate L, Lanate L, Tamaron, Thuricide, y PH en alternancia; sin embargo, existe otra opción, la cual incluye el uso de insecticidas altamente selectivos y de bajo impacto ambiental, productos que ofrecen seguridad al usuario y al entorno que lo rodea.

Por lo anterior, se estableció un experimento en el CIICA, el cual se encuentra ubicado en el Municipio de Frontera Hidalgo, Chiapas. Se utilizó la variedad de tabaco burley TN-86 y siete tratamientos. El análisis estadístico para control de adultos de mosquita blanca, detectó que el mejor producto resultó ser el biológico antialimentario Protector X4 elaborado a base de aceite de neem, el cual superó a los productos Thiodan, Decis, Tamaron 600, Bulldock, y Programa Agrosem.

Por otra parte, los daños ocasionados por insectos durante el almacenamiento de granos son de consideración, ya que los factores abióticos favorecen su desarrollo poblacional. Estos organismos, se alimentan y viven en los granos, contaminan con sus cuerpos enteros y fragmentados, producen excrementos y olores extraños, e indirectamente provocan calentamiento y migración de la humedad. De no controlarlos en forma oportuna y eficiente, pueden originar mermas significativas en la calidad comercial y alimenticia de los granos almacenados (Cruz, 2001).

El uso de hojas y semillas de neem en forma de extractos, polvos, pastas y aceites, ha sido efectivo en el control de granos almacenados como Cedra cautella, Callosobruchus maculatus, Callosobruchus chinensis, Sitophilus oryzae, Sitophilus zeamais, Tribolium castaneum, Tribolium granarius, Tribolium confusum, Rizopertha dominica, etc. (Cruz, 2001).

La aplicación de productos del neem en granos almacenados, ocasiona una menor emergencia de adultos, incrementa la tasa de mortalidad de los insectos, causa repelencia a la alimentación, lo que permite una protección que varía entre seis y doce meses (Cruz, 2001).

En el Centro de Investigación de Agroquímicos de la India, extractos de diferentes partes vegetativas del árbol del neem, se han ensayado para el control de patógenos causantes de enfermedades. Recientemente, se han detectado compuestos fungicidas o antihongos de semillas y hojas de neem; sin embargo, se trabaja con intensidad para incrementar la seguridad de los efectos fungicidas de los derivados del neem (Govindaraghavan, 1999).

El mango Mangifera indica, es un cultivo importante en la parte norte de las Islas Vírgenes, pero la producción comercial ha sido limitada por la enfermedad conocida como “antracnosis del mango”, la cual se encuentra presente con mayor frecuencia en las islas de Saipan, Tinian, y Rota. En 1977, el nivel de infección por antracnosis fue de 87%, 98%, y 36% respectivamente. Las aplicaciones con extractos etanólicos de neem a nivel laboratorio, inhibieron el crecimiento y desarrollo del hongo patogénicos Colletotrichum gloeosporioides, el cual fue aislado de las plantaciones comerciales (Bommarito, et al., 1999).

Por último, los insecticidas de patente formulados a base de neem, han sido aprobados por la EPA (E.U.) para varios usos y están siendo producidos en forma comercial en algunos países. Existen tres tipos de formulaciones en América Latina: a) semilla o pasta molida, b) aceite formulado, y c) extractos formulados. Las formulaciones sofisticadas incluyen gránulos, polvos humectables, y concentrados emulsificables, entre otras, donde la adición de adyuvantes como el aceite de ajonjolí, lecitina, y ácido paramino-benzoico-PABA, aumentan su estabilidad e inhibición de la degradación por efectos de los rayos ultravioleta. La Dihidroazadiractina, un compuesto obtenido por hidrogenación del fragmento hidroxifluran de la azadiractina, actualmente se muestra como un prometedor compuesto estable y persistente en el campo (Tovar, 2000).

Los productos del neem pueden aplicarse sobre los cultivos en diferentes formas incluyendo los métodos mas sofisticados; por aspersión, polvos, inundaciones, diluídos en el agua de riego, o a través del sistema de goteo o subirrigación, a través de inyección o aplicación tópica; pueden agregarse a cebos que atraen insectos. Revisiones recientes validan la teoría de que las substancias biológicamente activas, tienen acción sistémica, lo que representa una cualidad interesante y potencialmente útil, lo que depende de la especie insectil, tipo de cultivo, y formulación. Este tipo de insecticidas botánicos, no presentan acción de choque, pór lo que necesita de 5 a 6 días para manifestar su actividad. Para aumentar la persistencia, conviene aplicar los tratamientos a intervalos de 5 a 7 días. La síntesis química futura de la molécula de azadiractina, es prometedora para el descubrimiento de insecticidas seguros con actividad de derribo más rápida (Tovar, 2000).

Los tipos de substituciones realizadas a la molécula, son importantes en el incremento de la eficacia del compuesto hacia los organismos blanco. Las investigaciones de esta naturaleza, permitirán y reforzarán los conocimientos sobre la actividad insecticida de las sustancias biológicamente activas presentes en los extractos de neem, lo que permitirá la optimización de su uso por los agricultores (Tovar, 2000).

MATERIALES Y MÉTODOS

El trabajo experimental se llevó a cabo en el Instituto Tecnológico Agrope-cuario No. 21, el cual se encuentra ubicado en el Block 611 de la cuadrícula del Distrito de Riego 148-Cajeme, Sonora, México, con un área de influencia localizada geográficamente entre los paralelos 27°00’ y 28°26’ de Latitud Norte, y entre los meridianos 108°55’ y 111°2’ de longitud Oeste de Greenwich. La superficie agrícola del Valle del Yaqui donde se localiza el Ita 21, se encuentra ubicado geográficamente entre los paralelos 27°00’ y 27°45’ de Latitud Norte, y entre los meridianos 109°30’ y 110°20’ de longitud Oeste del meridiano de Greenwich. Limita al Norte con el Río Yaqui, al Sur con el Río Mayo, al Este con las serranías del Tácale y Baroyeca, y al Oeste con el Golfo de California, con una altura sobre el nivel del mar que varía desde los 10 metros hasta los 50 metros, con una media de 40 msnm.

El tipo climático predominante de acuerdo a la clasificación de Koppen y modificada por Enriqueta García, es BW(h’)hw que se define como muy seco cálido, mientras que la precipitación promedio por año es de 280 mm con distribución errática en los meses de Junio a Octubre en un 75%; y el 25% restante se presenta de Noviembre a Marzo con lloviznas pausadas llamadas “equipatas”.

Los tratamientos consistieron en diferentes aplicaciones del insecticida biológico antialimentario Protector X4 de la empresa Comercializadora Agrícola e Industrial del Sur de Sonora-CAISS, sobre la variedad de trigo harinero “Baviácora”, la cual es susceptible a Puccinia recondita Rob. Ex Desm., agente causal de la roya de la hoja: 1) aplicación al suelo en 1 litro/ha, 2) aplicación al suelo en 2 litros/ha, 3) aplicación a la planta en 1 litro/ha, 4) aplicación a la planta en 2 litros/ha, 5) aplicación al suelo en 2 litros /ha, mas aplicación a la planta en 2 litros/ha. Cabe aclarar que las aplicaciones al suelo se efectuaron en una sola ocasión al aplicar el riego de germinación, y las aplicaciones foliares se efectuaron por cuatro ocasiones a partir de los cincuenta días de edad del cultivo.

El diseño experimental utilizado fue de bloques completos al azar con tres repeticiones, y una parcela experimental compuesta por 4 surcos separados a 80 centímetros por 6 metros de longitud con hilera simple de plantas. La siembra se efectuó en forma manual el día 22 de Diciembre del 2001, sobre suelo seco y riego de gravedad inmediato con agua de hidrante de pozo profundo. Se midieron las siguientes variables: vigor germinativo, población de plantas, días a inicio de floración, días a madurez fisiológica, altura de plantas, reacción a plagas insectiles, reacción a roya de la hoja, peso específico de la semilla, y rendimiento de grano, con la aplicación del estadístico correspondiente en las variables mas importantes.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

De acuerdo con los objetivos planteados, y tomando como base las condiciones en las cuales se llevó a cabo el experimento, pudiera decirse por principio, que los resultados fueron aceptables, sin embargo, pueden sugerirse otras pruebas similares complementarias y de comprobación.

El análisis de varianza para la variable rendimiento de grano, detectó diferencias altamente significativas entre tratamientos, y no se detectaron diferencias entre las repeticiones, y un Coeficiente de Variación de 7.32%, lo que significa confiabilidad en los resultados obtenidos (Cuadro 2). La prueba Tukey para comparación y separación de medias, detectó tres tratamientos como los de mayor importancia (Cuadro 3): El tratamiento consistente en aplicación de neem a suelo y a planta a razón de 2 litros por hectárea en cada caso, rindió 5371 kilogramos por hectárea, 14.8% por arriba del testigo sin aplicar el cual rindió 3629 kg/ha. El tratamiento consistente en aplicación a la planta a razón de un litro por hectárea, rindió 4892 kg/ha, lo cual supera al testigo sin aplicar en 13.5 %; y el tratamiento consistente en aplicación a la planta a razón de 2 litros del producto por hectárea, rindió 4500 kg/ha, tratamiento el cual supera al testigo en un 12.4 %. No significa entonces que las aplicaciones de aceite de neem por si solas hayan superado la expresión de rendimiento, de lo contrario, la no aplicación de aceite de neem al trigo Variedad Baviácora, minimizó la expresión de rendimiento, debido a la presencia de pulgones como Myzus persicae, Aphis spiraecola, Macrosiphum euphorbiae, y otros no identificados, lo cual concuerda con el estudio de identificación de áfidos de Martínez, 2002, el cual fue publicado en las memorias del “Día del agricultor 2002” del Inifap-Ciano, donde señala el autor que la familia Aphididae, se encuentra representada en el estado de Sonora por 4 subfamilias, 6 tribus, y 37 especies con nuevos registros, y que representan un 20% del total de especies de pulgones presentes en México, y de las especies presentes, las mas importantes se consideran las polífagas, luego los áfidos de los cítricos, los de las gramíneas, hortalizas, frutales, y finalmente un grupo cuya importancia no se encuentra documentada y que pudieran tener importancia biológica como reservorio de virus y de enemigos naturales.

Con respecto a la expresión agronómica, no se detectaron grandes cambios en los diferentes eventos, sin embargo, pudiera observarse alguna disminución en la expresión de variables como la altura de plantas donde las parcelas testigo, ligeramente fueron inferiores respecto a las plantas tratadas, pero no se considera significativamente importante; así también variables como el vigor vegetativo y peso específico de la semilla, no fueron significativamente importantes. En este caso se sugiere continuar con este tipo de pruebas ya que de cualquier manera ocurrieron cambios observables a la vista del investigador, pero es necesario la confirmación de esos cambios en trabajos posteriores.

En cuanto al control de la roya de la hoja del trigo, objetivo principal de este trabajo, solo se encontró presencia de pústulas en la base de las hojas, y en una porción del experimento y con una calificación de 20-30S según la Escala Modificada de Cob, infección que no se considera atribuible al efecto de algún tratamiento en especial, por lo que se estima que es un efecto aleatorio de la interacción con el medio ambiente, situación que obliga a establecer un ensayo similar pero con la inoculación artificial del patógeno en el estado de diferenciación.

Cuadro 1. Distribución de tratamientos de aceite de neem en trigo harinero var. Baviácora, bajo el diseño experimental de bloques completos al azar con tres repeticiones. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

No. de Tratamiento

Tratamiento

Repetición

I

II

III

01

Neem al suelo A: 1 litro/ha

01

11

13

02

Neem al suelo B: 2 litros/ha

02

10

16

03

Neem a planta A: 1 litro/ha

03

08

14

04

Neem a planta B: 2 litros/ha

04

12

15

05

Neem a suelo y planta: 2 litros/ha

05

07

18

06

Testigo sin aplicar

06

09

17

Diseño experimental: Bloques completos al azar con tres repeticiones

Parcela experimental: 4 surcos separados a 80 cm por 5 metros de longitud.

Cuadro 2. Principales caracteres del Análisis de Varianza para la variable rendimiento de grano del ensayo de aceite de neem en trigo variedad Baviácora. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

Factor de Variación

Grados de Libertad

Suma de Cuadrados

Cuadrado Medio

F Calculada

F Tabulada

.05

.01

Tratamts.

5

1336556.0

267311.19

**16.8133

4.91

6.43

Bloques

2

10844.0

5422.00

NS0.3410

 

 

Error

10

158988.0

15898.80

 

 

 

Total

17

1506388.0

 

 

 

 

CV = 7.34%

** = Altamente significativo

NS = No significativo

Cuadro 3. Rendimiento de grano y prueba de Tukey .05 de los tratamientos del ensayo de aceite de neem en trigo harinero var. Baviácora. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

No. de

Peso de campo en gramos

Rend kg/ha

Tukey.05

Ord

Var

Rep I

Rep II

Rep III

Media

01

05

2115

2310

2020

2148.3

5371

A

02

03

2020

1810

2040

1956.7

4892

A

03

04

1920

1600

1880

1800.0

4500

AB

04

02

1520

1500

1625

1548.3

3871

BC

05

06

1420

1475

1460

1451.7

3629

BC

06

01

1500

1430

1290

1406.7

3517

C

Tratamientos unidos con la misma letra no son estadísticamente diferentes al .05 de probabilidad.

Cuadro 4. Algunas características agronómicas del ensayo de aceite de neem en trigo Variedad Baviácora. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

 

Tratamiento

A

B

C

D

E

F

1

Suelo: 1 litro/ha

96.7

8.7

82

9.7

85

81.3

2

Suelo: 2 litros/ha

91.7

9.0

84

8.7

86

80.0

3

Planta: 1 litro/ha

100.0

9.0

83

9.3

85

81.1

4

Planta: 2 litros/ha

96.7

8.3

84

8.7

85

80.5

5

Suelo y planta 2 litros/ha

96.7

8.0

83

9.7

84

80.9

6

Testigo sin aplicar

96.7

10.0

84

9.3

82

79.9

A. Población de plantas expresada en porciento

B. Vigor vegetativo en estado de planta de 15 cm donde 10 es alto vigor

C. Días a inicio de espigamiento

D. Vigor vegetativo en la etapa de espigamiento

E. Altura de planta en centímetros.

F. Peso específico del grano en kilogramos por hectolitro (kg/hl)

Cuadro 5. Principales caracteres del Análisis de Varianza para la variable vigor vegetativo del ensayo de aceite de neem en trigo variedad Baviácora. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

Factor de Variación

Grados de Libertad

Suma de Cuadrados

Cuadrado Medio

F Calculada

F Tabulada

.05

.01

Tratamts.

5

7.166626

1.433325

NS1.1944

4.91

6.43

Bloques

2

5.333252

2.666626

NS2.2222

 

 

Error

10

12.000122

1.200012

 

 

 

Total

17

24.500000

 

 

 

 

CV = 12.40%

NS = No significativo

Cuadro 6. Principales caracteres del Análisis de Varianza para la variable Peso Específico de grano del ensayo de aceite de neem en trigo variedad Baviácora. Ita 21. Ciclo O-I 2001-2002.

Factor de Variación

Grados de Libertad

Suma de Cuadrados

Cuadrado Medio

F Calculada

F Tabulada

.05

.01

Tratamts.

5

5.054688

1.010937

NS0.8773

4.91

6.43

Bloques

2

8.571313

4.285156

NS3.7186

 

 

Error

10

11.523438

1.152344

 

 

 

Total

17

25.148438

 

 

 

 

CV = 12.40%

NS = No significativo

CONCLUSIONES

1. 1. Para la evaluación objetiva del aceite de neem Azadirachta indica, en su presentación como Protector X4, contra roya de la hoja del trigo, es necesaria la inoculación artificial de Puccinia recondita en una variedad susceptible, generalizar la enfermedad, y dosificar el producto.

2. 1. El aceite de neem en su presentación como Protector X4, controló a satisfacción las poblaciones de pulgones en sus diferentes especies, en trigo harinero Variedad Baviácora

LITERATURA REVISADA

Ahmed, S., C. Mitchell, y R. Saxena. 1984. Renewable resource utilization for agriculture and rural development and environmental protection: Use of indigenous plant material for pest control by limited resource farmers. Planning Wkshp, Botanical pest control proyect. Int. Rice Res. Inst. Los Baños, Philippines. pp. 1-29.

Ahmed, S. y Grainge, M. 1985. The use of indigenous plant resources in rural development. International Journal for Development Technology. 3:123-130.

Ahmed, S. y Grainge, M. 1986. Potential of the neem tree (Azadirachta indica A. Juss) for pest control and rural development. Economic Bot. 40(2): 201-209.

Bailey, L.H. 1977. Manual of cultivated plants. McMillan Publishing Co. Inc. New York. USA. P: 612-613.

Beckstrom-Stemberg, S.M. y Duke, J.A. 1996. Phychemeco. Database. USDA-ARS-NGRL. http//www.ars.grin.gov/cgi-bin/duke/ethnobot.pl.

Blackemore, J.C. 1997. Macroscopic parasites. In: Current Veterinary Therapy. R.W. Kirk. Ed. B. Saunders 284-285.

Bommarito, S.G., D.R. Greenough, y A.F. Tudela. 1999. Inhibition of mango anthracnose (Colletotrichum gloeosporioides) by ethanolic leaf extracts of neem (Azadirachta indica A. Juss) in the Northern Mariana Islands. Michigan State university. Northern Marianas College. In: World Neem Conference. University of British Columbia. Vancouver, Canada.

Cohen, E., Quistad, G.B. y Casida, J.H. 1996. Cytotoxicity of nimbolide, epoxyazadiradione and other liminoids from neem insecticide. Life Sciences. 13:1075-1081.

Cox, A. 1981. Neem-Pesticide Potential. Int. Pest Control. pp. 68-70, 78.

Cruz, F.M.. 1988. Dinámica de la azadiractina en árboles de neem (Azadirachta indica A. Juss) de México y su efecto contra dos insectos de almacén. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Nuevo León. Facultad de Agronomía. Marín, N.L. 73 p.

Cruz, F.M.. 2001. El neem (Azadirachta indica A. Juss), su uso contra insectos de almacén. En: “XXX aniversario del Campo Experimental Todos Santos, potencialidades y manejo del neem”. Esteban Osuna Leal, compilador y editor. Memoria Técnica Núm. 1. Inifap. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, BCS, México

Evans, J, 1992. Plantation Forestry in the tropics. Clarendon. Press. Oxford. p. 164.

FAO. 1988. ECOCRP 1. The crop environmental requirements database. Land and water digital media series 4. FAO. Roma, Italia.

Gill, J.S. y C.T. Lewis. 1971. Systemic action of an insect feeding deterent. Nature, Lond. 232:402-403.

Govindaraghavan, 1999. Neem components for the control of fungal pathogens of plants. Centre for Agrochemical Research. SPIC Science Foundation. India. In: World Neem Conference. University of British Columbia. Vancouver, Canada.

Grajales, S.M., M.E. Ovando C., y M. Manjares S. 2001. Evaluación de parcelas de neem (Azadirachta indica A. Juss) en la región Pacífico Sur. En: “XXX aniversario del Campo Experimental Todos Santos, potenciali-dades y manejo del neem”. Esteban Osuna Leal, compilador y editor. Memoria Técnica Núm. 1. Inifap. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, BCS, México

Guerrini, V.H. 2000. Efectos de los extractos de la Azadirachta indica sobre el piojo Damalinia ovis en ovejas. IVETM. Pestsearch International P/L, 173 Chatswood Road, Daisy Hill, Queensland, Australia.

Jones, I.W., Denholm, A.A., Ley, S.V., Lovell, H., Wood, A., y Sinden, R.E.

1994. Sexual development of malaria parasites is inhibited in vitro by the neem extract azadirachtin and its semi-synthetic analogues. FEMS Microbiology Letters. 3:267-273.

Heyde, J. Von Der, R.C. Saxena y H. Schmutterer. 1983. Neem oil and neem extracts as potential insecticides for control of hemipterous rice pests. Proc. 2nd. Int. Neem Conf. Rauischholzhausen, 1983. pp. 377-390.

INIFAP. 1999. Informe Anual de Actividades del Area Forestal. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales y Agropecuarias. Dirección General de Investigación Forestal. México, D.F. p46.

Isman, B.L., Koul, O. y Luczynski, A. 1990. Insecticidal and anti-feedant bioactivities on Neem oils and their relationship to azadirachtin content. Journal of Agricultural Food Chemistry. 38:1407-1410.

Heyde, J. Von Der, R.C. Saxena y H. Schmutterer. 1985. Effects of neem derivatives on growth and fecundity in the rice pest Nephotettix virescens (Homoptera: Cicadellidae). Z. Pflkranch. PflSchutz. (J. Of Plant Dis. And Prot.) 92:346-354.

Leos, M.J. y R.P. Salazar S. 1992. El árbol insecticida neem (Azadirachta indica A. Juss) en México. Universidad Autónoma de Nuevo León. Facultad de Agronomía. Folleto Técnico No. 3. Marín, Nuevo León, México.

Marín, H.T.N.J., P. De la Garza L. de L., y F. Nepamuceno M. 2001. Análisis histológico y químico de embriones de neem in vitro. En: “XXX aniversario del Campo Experimental Todos Santos, potencialidades y manejo del neem”. Esteban Osuna Leal, compilador y editor. Memoria Técnica Núm. 1. Inifap. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, BCS, México.

Martindale, W. 1992. Azadirachtin. In: The Extra Pharmacopoela. Reynolds JEF 30th ed London: The pharmaceutical Press. pp. 1120. National Research Council (1992). In: Neem a tree for solving global problems. National Academy Press Washington DC. pp. 108.

Martínez, C.J.L. 2002. Monitoreo e identificación de pulgones en el Valle del Yaqui, Sonora. Memorias del Día del Agricultor 2002. SAGARPA-INIFAP-CIRNO-CEVY. Publicación Especial No.9. Ciudad Obregón, Sonora, México.

Morales, C.A. 2001. Evaluación de un módulo de neem (Azadirachta indica A. Juss) establecido en el Valle del Yaqui, Sonora. En: “XXX aniversario del Campo Experimental Todos Santos, potencialidades y manejo del neem”. Esteban Osuna Leal, compilador y editor. Memoria Técnica Núm. 1. Inifap. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, BCS, México.

Moreno, M.I. 1996. El neem Azadirachta indica A. Juss. En el desarrollo agrícola del Sur de Sonora. Reporte técnico. Inifap. Campo Experimental Valle del Yaqui. Ciudad Obregón, Sonora, México.

Moreno, M.I. 2001. La investigación y el desarrollo del neem en México. Foro Regional de Investigación y Desarrollo del Neem. Instituto Tecnológico Agropecuario No.21. Bácum, Sonora, México.

Narvaez, N. 1999. Efectividad de algunos insecticidas para el control de especies insectiles en tabaco burley TN 86 en el Campo Experimental CIICA, Frontera Hidalgo, Chiapas. Informe para el control entre CIICA y Comercializadora Agrícola e Industrial del Sur de Sonora-CAISS. Tapachula, Chiapas, México.

National Academy of Sciences (NAS). 1980. Fire Wood Crops, Shrub and tree species for energy production. Report of an Ad Hoc Panel of the Advisory Committee on Technology Innovation. Board on Science and Technology for International Development. Commission on International Relations. Washington, D.C. p. 114.

National Research Council (NRC). 1992. Neem: a tree for solving global problems. Report of an Ad Hoc Panel of the board on Sci. and Technol. for International Development National Academy Press. Washington, D.C. 107 p.

Norten, E. 1999. Neem. India’s Miraculous Healing Plant. Edited by Jean Putz with Kordula Wemer and Deborah Straw. Healing Arts Press. Rochester, Vermont. 92 p.

Osuna, L.E. 2001. Presentación del “XXX aniversario del Campo Experimen-tal Todos Santos, potencialidades y manejo del neem”. Compilador y editor. Memoria Técnica Núm. 1. Inifap. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, BCS, México

Osuna, L.E. 2000. Producción de plantas y establecimiento y manejo de plantaciones de neem (Azadirachta indica A. Juss). Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias-INIFAP. Centro de Investigación RegionaL del Noroeste-CIRNO. Campo Experimental Todos Santos-CETS. Folleto Técnico Núm. 5. México.

Parra, H.H. 1998. Informe técnico 1996-1998. Proyecto: Establecimiento y manejo de plantaciones agroforestales. Fundación Produce B.C.S, A.C. SARH-INIFAP-CIRNO. Campo Experimental Todos Santos. La Paz, B.C.S. ,

Pradhan, S., M.G. Jotwani, y B.K. Rai. 1962. The neem deterrent to locust. Indian Farming 12:7-11.

Pradhan, S. y M.G. Jotwani. 1968. Neem as an insect deterrent. Indian Farming. 12:756-760.

Radwanski, S. y Wickens, G.E. 1981. Vegetative fallows and potential value of neem tree in the tropics. Economic Botany. 35(4):398-414.

Reyes, C.H. y Flores, A.J. 2000. Cultivo del nim. Opción comunitaria de control biológico. En: Amo, R.S. del. Coordinadora. Lecciones del Programa de Acción Forestal Tropical. p: 191-212..

Rice, M. 1989. Azadirachtin inhibits biowfly (Lucilia cuprina) oviposition. Journal of Entomological Research. 23:1231-1234.

Rozencrantz, H.S. y G. Klopman. 1995. An examination of the potential “genotoxic” carcinogenicity of a biocidepesticide derived from the neem tree. Environmental and Molecular Mutagenesis. 3:255-260.

Roychoudhury, R. y K. Bhatt. 1999. Effect of neem on the feeding behaviour and vectoral activity of aphid vectors. Dept. Botany. University of Lucyknow. India. In: World Neem Conference. University of British Columbia. Vancouver, Canada.

Saxena, R.C., N.J. Liquido, y H.D. Justo. 1980. Neem seed oil, a potential antifeedant for the control of the rice brown planthopper, Nilapavarata lugens. In: Natural Pesticides from the Neem tree (Azadirachta indica A. Juss) Proc. Ist. Int. Neem Conf. (W. Germany, 1980) pp. 171-188.

Saxena, R.C., G.P. Waldbauer, N.J. Liquido, y B.C. Puma. 1980. Effects of neem seed oil on rice leaf-folder Cnaphalocrocis medinalis In: Natural Pesticides from the Neem Tree. Proc. Ist Int. Neem Conf. (W. Germany, 1980) pp. 189-203.

Saxena, R.C. y Z.R. Khan. 1985. Effect of neem oil on survival of Nilapavarata lugens (Homoptera: Delphacidae) and on grassy stunt and ragged stunt virus transmission. J. Econ. Entomol. 48:647-691.

Saxena, R.C., Z.R. Khan, y N.B. Bajet. 1987. Reduction of tungro virus transmission by Nephotettix virescens (homoptera: Cicadellidae) in neem cake-treated rice seedlings. J. Econ. Entomol. 80:1079-1082.

Schmutterer, H. Y H. Rembold. 1980. Effects of some pure fractions of extracts from neem (Azadirachta indica) seeds on feeding activity and metamorphosis of Epilachna varivestis (Col: Coccinellidae). Z. Ang. Ent. 89:179-188.

Schmutterer, H., R.C. Saxena y J. Von Der Heyde. 1983. Morphogenetic effects of some partially-puriefied fractions and methanolic extracts of neem seeds on Mythimna separata (Walker) and Cnaphalocrocis medinalis (Guenee). Z. Ang. Ent. 95:230-237.

Schulz, W.P. 1981. Pathological alterations in the ovarioles of Epilachna varivestis induced by an extract from neem kermels. Proc. 1st. Int. Neem Conf. (W. Germany, 1980), pp. 81-96.

Stark, J.D. 1999. Neem, surfactants and pirimor: increasing the effectiveness of neem for aphid control. Washington State University. Puyallup Research and Extension Center. Puyallup, Washington 98371. USA. In: World Neem Conference. University of Brithish Columbia. Vancouver, Canada.

Steets, R. Y H. Schmutterer. 1975. The effect of azadirachtin on the longevity and reproduction of Epilachna varivestis Muls. (Coleoptera: Cocinellidae). Z. PflSchutz (J.of Plant Dis. and Prot.) 82:176-179.

Tovar, H.H. 2000. El nim (neem). Insecticida Botánico. Los insecticidas naturales inician un cambio radical en el control de plagas. Tecnoagro. Año 1. Núm. 2. Naucalpan, Estado de México. México.

Vijayalakshmi, M. 1999. Efficacy of neem preparations for the managements of plant parasitic nematodes associated with vegetable crops. Division of Nematology. Indian Agricultural Research Institute, New Delhi-110012, India. In: World Neem Conference. University of British Columbia. Vancouver, Canada.

Warbrick, E.V., Barker, G.C., Rees, H.H., y Howells, R.E. 1993. The effect of invertebrate hormones and potential hormone inhibitors on the third larval moult of the filarial nematode, Dirofilaria immitis, in vitro. Parasitology. 107:459-463.

Warthen, J.D. 1989. Neem (Azadirachta indica A. Juss).: Organisms affected

and reference list update Proceedings of the Entomological Society. Washington. 91:367-388.

Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento del autor y del sitio

ZOE Tecno-Campo