Otros Trabajos y Artículos

OPTIMICE LA PRODUCCIÓN DE SU TAMBO*

Lic.  Horacio A. Gerde
hgerde@zoetecnocampo.com


El presente trabajo está dirigido a los señores productores y profesionales que desarrollan sus actividades en la producción de leche.
Tiene como objetivo asistirlos en la optimización del aprovechamiento de los recursos disponibles en cada región aplicando modernos programas de alimentación utilizados y probados tanto en el país como en el exterior, dando así la oportunidad al productor argentino de aplicar las técnicas utilizadas por los países que están a la vanguardia de la producción animal.
Un buen programa de producción animal deberá basarse en cuatro áreas clave que redundarán en una mejor eficiencia y optimización de resultados.

CALIDAD DE ANIMALES: Es bien sabido que en nuestro país, la calidad de los animales es excelente en líneas generales, por lo tanto, sólo nos cabe decir que lo importante es seleccionar los animales acorde con los objetivos fijados para la explotación.
Para ello nos basaremos en la vasta experiencia individual y los profesionales del área.
Todos los animales son buenos, sepamos definir que pretendemos de ellos y tomemos la desición si son los más adecuados o no.

SANIDAD DE ANIMALES: El aspecto sanitario es de vital importancia en toda explotación ganadera.
Mal podemos pedir resultados de los animales si su sanidad no es adecuada. Consideremos ésto como una inversión y como tal, dará sus frutos. El no hacerlo, en lugar de un ahorro se transformará en un gasto, por lo tanto no tendrá retorno. La actuación de los profesionales locales es vital, y los ayudará al desarrollo de nuestro plan.

MANEJO EFICIENTE: Es un área clave y muy amplia que abarca desde los campos, alambrados, instalaciones y equipos hasta la atención de los animales.
Está tan directamente relacionada con las otras tres áreas enunciadas que es el factor que definirá el éxito o el fracaso de un programa de producción animal. Por tanto debemos aplicar en ella el máximo de los conocimientos individuales sumados a los de profesionales especializados en el tema.

ALIMENTOS DE CALIDAD: La alimentación cubre un área extensa que tiene incidencia desde la nutrición hasta los costos.
Aclarados estos cuatro aspectos básicos para el cumplimiento de un buen programa de producción animal, iniciaremos el desarrollo del mismo en lo que refiere a la explotación que nos compete: "El Tambo".

METODOLOGÍA: Para el desarrollo del programa de alimentación en el tambo suguiremos la siguiente metodología:

1. Evaluación de disponibles y medios - su análisis.
2. Fijar metas y objetivos, lo cual analizaremos y fijaremos en conjunto.
3. Elaboración y desarrollo de programas para el logro de los objetivos fijados.

A- PROGRAMA: El programa de alimentación para tambo que propuesto, abarca cuatro etapas bien definidas:

1. Crianza de terneras
2. Recría de vaquillonas
3. Vacas en producción
4. Vacas secas

Dentro de este programa, es esencial el aporte que haga el campo, por ello debemos hacer una correcta evaluacióm del forraje, ya sea en cantidad y/o calidad. La programación de reservas forrajeras es fundamental.

CRIANZA DE TERNERAS:
En la crianza de terneras, el plan inicia con calostro durante 3 a 5 días, y continúa luego con leche, o bien con sustituto de leche más un alimento balanceado para terneras.
De esta forma llegaremos a tener las terneras en un peso de 140 kg en cuatro meses.
El manejo y el programa sanitario, son muy importantes en esta etapa para el logro de los resultados.

RECRÍA DE VAQUILLONAS:
En esta etapa, trabajamos con animales desde 4 meses de edad o 140 kg de peso, hasta llevarlos a 340 kg, lo que se logra a los 15 meses de edad, momento en que se da servicio a las vaquillonas, según peso y desarrollo. En este período, se raciona a los animales con alimento balanceado recría, forraje de buena calidad, suplemento mineral y agua de buena calidad.

VACAS EN PRODUCCIÓN:
Las vacas en producción son alimentadas con forraje de excelente calidad, ración lechera, suplemento mineral formulado para vacas lecheras y agua en cantidad y calidad.
La cantidad y composición de la ración lechera a suministrar estará dada por el nivel de producción, meses de lactancia y número de lactancia, es decir, estaremos siguiendo la curva de lactancia de los animales.

VACA SECA:
Esta es una etapa crítica en la vida de una buena productora, que determinará el nivel de producción futuro y su vida útil.
Es un período donde una vaca normalmente bien alimentada deberá aumentar 70 kg de peso en 60 días independientemente del peso del ternero en gestación (35 - 40 kg) más 17 kg de agua y placenta.
Durante los últimos 60 días de gestación es cuando el ternero tiene su mayor desarrollo (2/3 del total).
Como puede apreciarse, esta es la etapa más importante en la vida de la vaca en producción, por tanto, aquí, es donde debemos hacer los mayores esfuerzos para alimentarla correctamente.
El plan prevé, en este lapso, el suministro de forraje adecuado, voluminoso y de baja proteína, ración vaca seca, suplemento mineral, y agua en cantidad y calidad.
En el desarrollo de este programa hemos hablado de cuatro alimentos balanceados y dos suplementos minerales, de ellos nos ocuparemos a continuación.

B- FORMULACIÓN:
En la formulación de las distintas raciones, debemos tomar en cuenta los siguientes aspectos clave:

1. Requerimientos nutricionales de los animales según edad y función.
2. Disponibiliad de ingredientes.
3. Correcta evaluación nutricional de ingredientes. Aporte de nutrientes.
4. Costo de ingredientes.
5. Correcta formulación.

Los requerimientos nutricionales, los obtenemos de diversas tablas internacionalmente aplicadas y aceptadas.
Respecto de la disponibilidad de ingredientes, éste es un aspecto importantísimo y decisivo en los costos, por ello, en primer lugar evaluamos que es lo que cada campo y reservas programadas nos ofrecen. Luego veremos a nuestro alrededor que tenemos más cerca, según la siguiente clasificación:

FUENTES DE ENERGÍA: Cereales (maíz, trigo, cebeda, centeno, sorgo, avena, mijo, arroz), melaza, aceites vegetales, subproductos de refinación, grasa, granos partidos, etc.

PROTEÍNAS MEDIAS: Subproductos de molinería, afrecho de trigo, de maíz, de arroz, harina de alfalfa, gluten feed, hez de malta, brotes de malta.

CONCENTRADOS PROTEICOS: Harinas de algodón, de girasol, de maní, de soja, de canola, urea, etc.

FUENTES DE VOLUMEN: Cascarillas de algodón, de girasol y/o de soja; fardos pobres, paja de trigo, paja de trigo tratada; silos de maíz, de sorgo; marlo molido, etc.

VITAMINAS Y MINERALES: Sal, ceniza de hueso, fosfato bicálcico, conchilla, caliza, núcleos.

A continuación realizaremos un paso fundamental, que es conocer el aporte de nutrientes de cada ingrediente disponible. Si bien existen tablas que nos dan esas informaciones, debemos tener precaución, ya que los mismos suelen ser valores medios que no siempre responden a nuestras disponibilidades. Ésta es la clave de la formulación, juntamente con el conocimiento de los niveles óptimos de inclusión de cada ingrediente en la ración. El objetivo es hacer más con lo que tenemos.

El paso que sigue es el balance entre requerimientos nutricionales del animal y los aportes realizados por el forraje, básicamente en lo que respecta a:

MATERIA SECA
ENERGÍA
PROTEÍNA
FIBRA
CALCIO
FÓSFORO

Como es imaginable, no todos los establecimientos tienen los mismos insumos, ni un mismo establecimiento en todas las épocas del año, dispone de los mismos ingredientes. Por ello deben hacerse formulaciones ajustadas a cada caso.
Es aquí donde se pueden establecer grandes diferencias económicas que permitan transformar negocios poco rentables o deficitarios, en operaciones sumamente provechosas.
Lo mismo aplica para el tan importante aspecto de la suplementación mineral y vitamínica que debe hacerse a medida y en función de los requerimientos del animal y las carencias de cada zona.
De este modo, llegamos a tener fórmulas de primerísima calidad y reducido costo.

C- EQUIPOS: Estos alimentos pueden elaborarse con equipos simples y que posiblemente ustedes ya posean. Los dos elementos más importantes son un molino o quebrantadora de grano, y una mezcladora o mixer. Éstos pueden ser muy simples o muy sofisticados. Lo importante es que hagamos buen uso de ellos.

Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento del autor y del sitio

ZOE Tecno-Campo