Otros Trabajos y Artículos

PARASITOLOGÍA VETERINARIA (Parte 1)

Méd. Vet. Lucas Drugueri
Lic. Daniel Modern
lucasdrugueri@ciudad.com.ar


RESUMEN

En este primer artículo queremos hacer una breve introducción al entendimiento del termino "parásito", como así también de las implicancias negativas que estos acarrean en un establecimiento agropecuario, una vez que ingresaron en una población de animales. Ya que al afectar la salud de los animales, retrasan su crecimiento y producción afectando directamente el resultado económico de la empresa. Pese a las diferentes especies pecuarias existentes, y a sus distintas causantes de infestación, el objetivo en común en todas ellas es la prevención para evitar pérdidas económicas por encontrarnos frente a este tipo de enfermedad.


EL PARÁSITO Y SU HOSPEDADOR

Sin entrar en definiciones estrictas podemos decir que un parásito se trata de un organismo más pequeño que vive dentro o sobre otro organismo más grande y a sus expensas. Este organismo más grande es el hospedador, o sea es el organismo que hospeda al parásito y los hay de diferentes tipos

Hospedador definitivo es el hospedador en el que el parásito alcanza su madurez y se reproduce sexualmente.

Hospedador intermediario es el hospedador en el que los estadios larvales se desarrollan hasta llegar a ser infestantes para el hospedador definitivo.

Hospedador reservorio es un hospedador (no perteneciente a la misma especie del hospedador definitivo) que puede ser infestado y pasar la infestación a otro hospedador.

Hospedador paratenico (hospedador de espera, de transporte o de almacenamiento), es el hospedador en el que el parásito vive y se alimenta, no continúa su ciclo biológico, pero sobrevive y es infestante para el hospedador definitivo.

Cuando el parásito vive en contínua e íntima asociación con el hospedador, depende metabólicamente del mismo y lo perjudica en mayor o menor grado, causándole un daño en su salud, pudiendo llevarlo a la muerte, afectando en forma directa la economía de la producción.

En la naturaleza no se puede hablar de intenciones, aunque es muy probable que al parásito lo que menos le "convendría" es que su hospedador muera y hacer que la población hospedadora desaparezca. Si lo vemos desde el punto de vista de la supervivencia, la tendencia seria a un mutualismo, que es la asociación en la cual ambos miembros se benefician con ella. Lo que tenemos que pensar cuando hablamos de parasitosis, es que la relación entre las dos especies está evolutivamente, unos escalones mas abajo.

En animales de cría, los parásitos debilitan al animal, retrasan su crecimiento y producción, además de traer todo tipo de perjuicios, que parecen difíciles de manejar y como toda enfermedad si no es atacada a tiempo, puede terminar en la afección muy perjudicial para la salud de la población.

CLASIFICACIÓN ELEMENTAL

Los grupos de animales parásitos son diversos, siendo en su gran mayoría invertebrados, cestodos (tenias), trematodos, nematodos (gusanos cilíndricos), insectos (moscas, mosquitos, piojos), arácnidos (ácaros de la sarna, garrapata).

Protozoarios - unicelulares (tripanosoma, coccidios, babesia)
Metazoarios - pluricelulares
Helmintos o Vermes
Chatos
Cestodes (tenias)
Acantocéfalos
Cilíndricos
Nematodes
Artrópodos
Insectos
(moscas, mosquitos, piojos)
Arácnidos
(ácaros, garrapatas)


Dichos grupos de parásitos actúan sobre el animal hospedador por diferentes mecanismos de acción, llegando a causar en el animal un mismo perjuicio pero de diversas formas.

Por ejemplo pérdida de la ganancia diaria de peso causada o por una diarrea crónica o por una irritación y/o estrés prolongado e intenso.

ACCIÓN PATÓGENA DE LOS PARÁSITOS

La acción patógena que los parásitos ejercen sobre sus hospedadores puede ser:

1) Mecánica: es la acción que ejerce el parásito por su mera presencia al ocupar espacios, por ejemplo: el intestino, u otras cavidades, pueden obstruirse por la presencia en su luz de nematodos de tamaño considerable.

2) Expoliatriz: es la acción que ejerce el parásito al alimentarse a expensas del hospedador. Hay grados de expoliación:
                    a- El parásito puede consumir los alimentos del hospedador incluídos sus desechos.
                    b- El parásito puede consumir la sangre del hospedador (parásito hematófago).

3) Traumática: es la acción que ejerce el parásito al lesionar los tejidos del hospedador (parásito histiófago).

4) Tóxica: acción producida por la liberación de ciertos metabolitos del parásito que al ser absorbidos producen daños celulares.

5) Trasmisión de enfermedades: los parásitos son capaces de trasmitir otros parásitos, bacterias, virus o rickettsias.

ECTO Y ENDO PARÁSITOS

Los ectoparásitos viven en el exterior de sus hospedadores, adheridos a la piel, plumas, branquias, etc. Ellos son por ejemplo los ácaros de la sarna, las garrapatas, las pulgas y los piojos.

Los endoparásitos viven en el interior de sus hospedadores (intestino, pulmones, riñones, etc.), y son por ejemplo los nematodos gastrointestinales, pulmonares o renales respectivamente.

CICLO BIOLÓGICO

Para que los parásitos puedan combatirse de una manera inteligente, es necesario que el productor conozca el desarrollo de cada uno de ellos, donde vive etapa por etapa, desde que es un huevecillo hasta la etapa adulta.

Cuando se conoce el ciclo biológico se pueden formular planes para romper este ciclo en el punto en que se interrumpen el crecimiento y la diferenciación del parásito.
Por lo tanto en próximas entregas, estudiaremos detalladamente el ciclo biológico de los principales parásitos, para poder encontrar el punto en que es más fácil romper este ciclo y por que métodos se puede lograr.

Una gran parte de los grupos de parásitos tienen ciclos de vida compleja, pudiendo denominarse monoxenos o de ciclo directo a los parásitos cuyo ciclo de vida parasitaria se desarrolla en un solo hospedador, por ejemplo Psoroptes bovis (garrapata del bovino).

Por el contrario, aquellos que lo hacen en más de un hospedador se llaman heteroxenos o de ciclo indirecto, por ejemplo Macracanthorhyncus hirudinaceus (gusano de ganchos muy común en explotaciones porcinas).

Otro punto muy importante a tener en cuenta es que algunos parásitos cuentan con formas de resistencia que los tornan menos vulnerables a factores externos (condiciones climáticas y reacciones de defensa de los animales hospedadores), y a la acción de muchas drogas utilizadas actualmente; algunos estadios eclosionan sólo cuando las condiciones externas son favorables para su supervivencia.

CARGA PARASITARIA Y CARGA PARASITARIA AMBIENTAL

Cabe aquí hacer una breve diferenciación entre dos términos ampliamente utilizados en la bibliografía, estos son carga parasitaria (o simplemente carga) y carga parasitaria ambiental (o carga ambiental). El primero se refiere al número de parásitos existentes en o sobre el animal hospedador en un período de tiempo determinado. Mientras que el segundo hace referencia a cuántos parásitos se hallan en el medio ambiente que rodea o está por rodear a los animales susceptibles, o sea hospedadores o próximos hospedadores.

Sobre estos dos términos, el productor debe pensar para poder comenzar con un plan sanitario, de nada sirve tratar a los animales si no se tiene en cuenta el rol que cumple el ambiente, hay que conocer los ciclos parasitarios y sus formas de resistencia y vida libre para poder comprender los límites que esta idea requiere.

Al hablar del ambiente, hay que tener en cuenta que los diversos climas y estaciones del año hacen que este se comporte como un factor variable y de comportamiento cíclico. No basta tampoco con la mera apreciación de las condiciones climáticas de la región, sino que también se debe prestar atención a la historia sanitaria del lugar. Vale comentar aquí que los registros anteriores siempre deben ser evaluados con la importancia que se merecen.

EL MANEJO COMO UNA HERRAMIENTA DE PREVENCIÓN

La prevención es el mejor método de lucha contra los parásitos tanto externos como internos, y la clave para esta lucha es un buen programa de medidas de sanidad, higiene y manejo. Nadie mejor que el productor sabe cuándo y dónde puede llevar a cabo las determinaciones pertinentes acerca de la disposición de animales y el momento adecuado de realizar cada tratamiento.

Vale decir que las definiciones que se refieran al control y/o erradicación de cualquier enfermedad es un punto que acarrea medidas conscientes que deben ser calculadas con anterioridad y nunca sobre la marcha. Sólo de esta forma se llegará al fin más acertado en cualquier plan sanitario.

El adecuado manejo de los animales siempre es referido a un tiempo y espacio determinados, calculado sobre una estructura biológica y productiva certera. Sobre esta ciclicidad de las producciones es en donde cada productor debe calcular en que época del año debe realizar las desparasitaciones, teniendo en cuenta la historia sanitaria del establecimiento.

CONCLUSIÓN

Los grupos de parásitos son tan diversos que no se puede seguir un patrón único en su control y/o erradicación, Como no se los puede erradicar de la faz de la Tierra, debido a su gran éxito evolutivo, lo que más se aconseja es la prevención de los síntomas y enfermedades que pueden llegar a causar.

Para poder prevenir y combatir los parásitos, es necesario conocer sus ciclos biológicos. Las medidas de combate y prevención no tienen ningún valor si no se llevan a cabo en la etapa adecuada del ciclo biológico.

En las próximas entregas se hará referencia a los parásitos más importantes de cada una de las especies pecuarias, describiendo sus ciclos biológicos, las drogas y tratamientos como así también las medidas pertinentes de manejo para el control y/o erradicación de las parasitosis.

BIBLIOGRAFÍA

BASES DE PARASITOLOGÍA VETERINARIA - Basso, Nilda; Brihuega, Miguel; Calceta Resio, Eduardo. Docentes de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Parasitarias, Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenas Aires. Ed. Hemisferio Sur.

04/2002
Buenos Aires, Arg.

Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial
sin consentimineto de los autores y del sitio.

ZOE Tecno-Campo