-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA PARA EL RESCATE DE SUELOS MEDIANTE LA INTEGRACIÓN GANADERA".
"RECUPERACIÓN DE SUELOS SALINOS AGRÍCOLAS, MEDIANTE EL ESTABLECIMIENTO DE PRADERAS BAJO RIEGO Y CULTIVOS ALTERNATIVOS"
DIEZ ACCIONES PROPUESTAS DE BIOINGENIERÍA SOSTENIBLE


RESPONSABLE
:
ING. FERNANDO ROBERTO FEUCHTER ASTIAZARÁN. PROFESOR-INVESTIGADOR DEL CENTRO REGIONAL UNIVERSITARIO DEL NOROESTE, UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO, Cd. Obregón, Sonora, México
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
anterior | índice | siguiente


IV. ACCIONES PROPUESTAS PARA LA RECUPARACIÓN DE SUELOS SALINOS
4.1. Diez acciones propuestas
4.1.1. Acción 1. Reforestación con especies nativas
4.1.2. Acción 2. Cultivas las marismas con agua de mar o salobre
4.1.3. Acción 3. Uso de fertilizantes con menos índice de salinidad
4.1.4. Acción 3. Programa de segundos cultivos. Distribución del agua de riego
4.1.5. Acción 5. Rehabilitar un programa de manejo y asistencia técnica
4.1.6. Acción 6. Manejo agronómico del uso de maquinaria, diseño de trazos de riego y siembra
4.1.7. Acción 7. Conversión agrícola a especies tolerantes a la salinidad
4.1.8. Acción 8. Apoyar la investigación en irrigación, suelos y fisiología vegetal
4.1.9. Propuesta sobre selección y mejoramiento genático de especies potenciales
4.1.10. Acciones varias se proponen con infraestructura hidráulica y drenaje parcelario artificial


IV. ACCIONES PROPUESTAS PARA LA RECUPERACIÓN DE SUELOS SALINOS.

4.1. Diez acciones propuestas.

En este capítulo se explica la lista de acciones desarrollandose varios temas para dar orientación sobre cada una de las acciones propuestas para solucionar o contribuir a la reducción de los niveles de salinidad.

1. Reforestar con especies nativas.
2. Aprovechar las áreas de marismas con agua de mar o salobre.
3. Subsidiar y asesorar sobre el uso de fertilizantes con menor índice de salinidad.
4. Planear mejor la distribución del agua para que las tierras agrícolas tengan segundos cultivos.
5. Establecer un programa de asistencia técnica, conjugando experiencias exitosas.
6. Validar tecnología en el diseño de siembras y trazo de riegos.
7. Utilizar en la conversión y diversificación agrícola especies tolerantes a la salinidad, halófitas y gramíneas forrajeras de invierno y verano.
8. Apoyar la investigación para generar tecnología regional para mejorar los rendimientos en suelos salinos.
9. Impulsar el mejoramiento genético de las especies cultivadas que sean un beneficio productivo y económico.
10. Infraestructura hidráulica y drenaje parcelario.

4.1.1. Acción 1. Reforestación con especies nativas.

El estudio agrológico del Valle del Yaqui de estos años cincuenta menciona diversos sitios de vegetación cercanos a los suelos salinos en los que se menciona chamizo, salicornia, candelilla, choyas, pitahaya, sangregado, torote, vara prieta, mezquitillos, vara prieta, tasajillo, echo, mezquite, citabaro, sanjuanico, jubaivena, sibiri, nopal, jocona, palo fierro, baiquillo y zacates como pasto salado (Distichis palmeri).

La Comisión Técnica Consultiva para la Determinación Regional de los Coeficientes de Agostadero indica en 1974 las agrupaciones de halófitas dominadas por los mangles, saladito (Frankenia palmeri), sosa Suaeda ramosissima, Allenrolfea occidentalis, Sesurium verrucosum, Wislizenia refracta, Aster parviflorus, Spartina foliosa, zacate salado Monanthocloe littoralis y zacaton alcalino Sporobolus airoides.

Es de suponerse que la vegetación nativa realizaba un papel importante en los gradientes de evapotranspiración que disminuían la presencia de sales en el horizonte A o superficial del suelo, así como en los componentes que conforman la materia orgánica del suelo, pero los desmontes le dan un cambio de giro al uso natural del suelo, propiciado por la construcción de una red de riego que justificó la apertura de tierras a la agricultura moderna.

Vegetación nativa de la zona costera del sureste de Sonora.

a) Especies vegetales encontradas en las dunas costeras:

Sangregado

Jatropha cardiophylla

Lomboy

Jatropha cinerea

Falso torote

Jatropha cordata

Torote blanco, prieto

Bursera microphylla

Copal

Bursera hindsiana

Mezquite

Prosopis glandulosa

Mezquite

Prosopis juliflora

Chamizo

Atriplex barclayana

Jatrofa

Jatropha cuneata

Costilla de vaca

Atriplex canescens

Paulina

Croton californicus

Palo verde

Cercidium microphyllum

Brea

Cercidium sonorae

Pitaya

Stenocereus thurberi

Pitaya

Lemaireocreus thurberi

Palo fierro

Olneya tesota

Bachata

Condaliopsis lycioides

Biznaga

Ferocactus acanthodes

Sinita barbona

Lophocereus schottii

Sinita

Rathbunia alamosensis

Nopal

Opuntia phaeacantha

Verdolaga

Portulaca oleraceae

Bacopa monnierii

Sesuvium maritimum

Jojoba

Simmondsia chinensis

Cinita

Pachycereus pecten

Cardón, echo

Pachycereus pecten aborigenum

Vara blanca

Croton sonorae

Semillera

Croton fruticulosus

Sibiri

Opuntia arbuscula

Dais

Desmanthus covillei

Papache borracho

Randia thurberi

Sahuaro

Carnegiea gigantea

Incienso

Encelia californica

Rama blanca

Encelia farinosa

Guisapol

Krameria grayi

Cosahui del sur

Krameri parvifolia

Guayacan

Guaiacum coulteri

Uña de gato

Mimosa laxiflora

Uña de gato

Acacia gregii

San Miguelito

Antigonon leptopus

Garabato

Celtis iguanea

Piojo blanco

Caesalpinia palmeri

Piojo negro

Caesalpinia emarginata

Vara prieta

Cordia parvifolia

Ocotillon

Fouquieria macdougallii

Ocotillo

Fouqueria splendens

Jito

Forchameria watsonii

Jocona

Pithecellobium sonorae

Cabeza de viejo

Mamillaria microcarpa

Zamota

Coursetia glandulosa

Mauto

Lysiloma divaricata

Palo santo

Ipomoca arborescens

Peludita

Cryptantha grayi

Mal de ojo

Sphaeralcea

Palo dulce

Eysenhardtia orthocarpa

Candelilla

Pedilanthus macrocarpus

Jicama silvestre

Maximowiczia sonorae

Bacanora

Agave pacifica

Huichutilla

Condalia spathulata

San Juanico

Jacqunia pungens

Pintapan

Anoda cristata

Hierba de la fístula

Acalipha spp

Cacachila

Karwinskia humboldtiana

Nama

Nama demissum

Quelite

Amaranthus palmeri

Güegüi

Amaranthus hybridus

Golondrina

Euphorbia micromera

Epazote desértico

Sapium biloculare

SNC

Elytrina imbricata

Envidia

Sonchus indicus

Girasol

Helianthus annus

Conyza lyrata

 

b) Especies vegetales localizadas en llanuras o playones.

Salicieso

Lycium andersonii

Salicieso de la costa

Lycium californicum

Hierba loca

Astragalus

Allenrolfea

Lavanda de mar

Abronia maritima

Dedito

Salicornia pacifica

Salicornia bigelowii

Falange de nieve

Carpobrotus chilensis

Rama blanca

Encelia farinosa

Sosa

Suaeda fruticosa

Sosa

Suaeda ramosissima

Huichutilla

Condalia spathulata

Choya

Opuntia fulgida

Saladito

Frankenia palmeri

Vidrillo o saladillo

Batis maritima

Spartina

Vinorama

Acacia constricta

Papelillo

Chirahui

Acacia alygocantha

Vinolo

Acacia cochliacantha

Acacia farnesiana

Cacarahua

Vallesia glabra

Nanche

Ziziphus sonorensis

Conocarpus erecta

Heliotropium curassavicum

Phyla nodiflora

Laguncularia racemosa

Sesuvium portulacastrum

Avicenia germinans

Altamisa amargosa

Ambrosia artemisifolia

Hop-sage

Grayia spinosa

Twin-fruit

Mendova spinescens

Lengua de vaca

Rumex crispus

Needle grass

Achantherum nasella

 

c) Gramineas de la zona costera y ensenada de pabellón.

Zacate salado

Distichlis spicata

Salado de la playa

Monantochloe litoralis

Huzapori de las dunas

Cenchrus palmeri

Zacate salado

Leptochloa filiformis

Zacate salado

Distichlis palmeri

Aceitilla

Boutelova aristidoides

Zacate liebrero

Boutelova rothrockii

Zacate liebrero barbado

Boutelova barbata

Zacate lagunero

Echinocloa colonum

Coquillo

Scirpus maritimus

Zacatón alcalino

Sporobolus airoides

Sporobolus indicus

Sporobolus pyramidatus

Zacatón de la isla

Sporobolus virginicus

Zacate araña

Aristida ternipes

Zacate de semilla

Aristida adscensionis

Zacate galleta

Hilaria rigida

Grama china

Cathestecum brevifolium

Zacate cangrejo

Digitaria bicroniss

Zacate cangrejo peludo

Digitaria ciliaris

Zacate colorado

Heteropogon contortus

Sagüi

Panicum sonorum

Agropyron repens

Erodium botrys anual

Zacate criollo

Festuca amplissima

 

ch) Mangle.

Nombre común

Familia

Especie

Mangle blanco o salado

Combretoceae

Laguncularia racemosa

Mangle negro

Avicenniaceae

Avicennia germinans

Mangle rojo

Rhizophoraceae

Rhizophora mangle

Mangle dulce

Celastraceae

Maytenus phylantoides

 

d) Malezas que se desarrollan en suelos agrícolas salinos.

Chamizo

Salsola kali

Chaul apestoso

Chenopodium album

Malva

Malva parviflora

Verdolaga

Portulaca oleraceae

Trébol amarillo

Melilotus indicus

Envidia

Sonchus oleraceus

Girasol

Helianthus annus

Correhuela

Convolvus arvensis

Avena silvestre

Avena fatua

Alpiste silvestre

Phalaris minor

Zacate johnson

Sorghum alepense

Zacate salado

Leptochloa dubia

Zacate pinto

Echinochloa

Lengua de vaca

Rumex crispus

La vegetación halófita de las planicies susceptibles a inundación. Este tipo de ambientes incluye salinas y marismas; ambas caracterizadas por la alta salinidad de los suelos y por la periodicidad de ser inundados continua u ocasionalmente por el agua de las mareas. Aunque estas características se traducen en ambientes con condiciones extremas y variables, y por lo tanto, es reducida la biodiversidad de plantas que logra adaptarse, las marismas constituyen de manera natural uno de los ecosistemas más productivos a nivel mundial.

Las especies principalmente halófitas aportan la mayoría de la biomasa producida en estos ecosistemas, que constituyen por su alto metabolismo, uno de los principales complejos para fijar carbono atmosférico. Además de esta característica que resultaría relevante desde la perspectiva del cambio global, resalta el potencial de dichas plantas como barreras naturales contra la salinización de suelos, como alimento para humanos o como alimento para ganado.

Los suelos de marismas litorales se clasifican como entosoles e histosoles. Los suelos aluviales hidromórficos presentan saturación temporal y/o permanente de agua. Los suelos aluviales halomórficos contienen una acumulación de cloruro de sodio en el suelo. Los suelos de marismas se distinguen de otro tipo de suelo por caracterizarse por su riqueza en cloruro de sodio, su saturación permanente de agua, alta concentración de materia orgánica y su bajo contenido de oxígeno.

Para las zonas de marismas de la costa tropical del pacífico mexicano, se reportan 48 familias, 113 géneros y 194 especies. Las familias representativas y el número de especies son: Graminae 44, Leguminosae 21, Cyperaceae 20, Malvaceae 9, Amaranthaceae 9, Compositae 9, Boraginaceae 6, Convolvulaceae 6, Solanaceae 6, Scrophulariaceae 5 y Aizoaceae 5. Los géneros dominantes Cyperus con 12 especies, Sporobolus 7, Heliotropium 5, Amaranthus 4 especies y el resto presenta menos de 3 especies.

La clasificación es de suma importancia porque permite seleccionar las especies nativas que pueden ser utilizadas en áreas de baja abundancia vegetal y altas concentraciones salinas, con lo cual se evitarían graves pérdidas de suelo por erosión, o como especies potencialmente de uso económico en la generación de bienes de consumo industrial, ecológico, forrajero, alimenticio y otros más.

4.1.2. Acción 2. Cultivar las marismas con agua de mar o salobre.

La búsqueda de alternativas agrícolas para el aprovechamiento económico de superficies productivamente marginadas debido al alto contenido de sales en el suelo o por presentar mantos friáticos elevados y con la opción de ser regadas con agua del mar o por efecto de las mareas sobre los suelos de marismas litorales, es un trabajo que se viene desarrollando en todo el mundo por países que tienen costas o al interior del continente las prácticas agrícolas o de irrigación mal empleadas están provocando un rápido incremento en el área de suelos salinos, ocasionando rendimientos bajos y el abandono de tierras que hace pocos años eran fértiles. En este proceso de selección, validación y transferencia de tecnología también intervienen diversos centros de investigación internacionales, que han contribuido a presentar un tamiz de opciones de cultivos halófitos, las acciones propuestas deben ser ecológicamente las mas viables y potencialmente las de mayor rentabilidad siendo los siguientes cultivos:

Amaranthus tricolor L. Matoh, T.

Aster tripolium

Atriplex amnicola

Atriplex canescens

Avicenia germinans

Avicenia marina

Madera, fruta, semilla, proteina.

Balanites aegyptica

Aceite, árbol que tolera sal y sequía.

Batis maritima

Planta suculenta, saltwort flor verde-blanco

Beta vulgaris ssp maritima

Calendula officinarum

Carum carvi

Caraway

Conocarpus erectus

Coriandrum sativum

Coriander

Crambe maritima

Crithmum maritimum L.

Juncus maritimus

Fibra y flautas.

Kosteletzkya virginica

Almidón, fruta.

Medicago ciliaris

Medicago polymorpha

Carretilla

Medicago truncatula

Medicago minima

Morus alba

Mulberry tree (Silk)

Salicornia bigelovii Torr.

Sesuvium verrucosum

Spartina alterniflora

C4 excreta sales por los tejidos.

Thespesia populnea

Suaeda spp

Vittelaria paradoxa

Fruta y aceite arborea.

Zizania aquatica

Almidón, flor.

Zizyphus mauritiana

          
Para cultivos unicelulares están las algas Dunaliella y Spirulina, también se reporta la opción de Blue-gree algae. Para la protección de los suelos salinos con alta humedad se pueden escoger diversos géneros como: Ampelodesma, Juncus, Mesembryanthemum (Ice plant), Pharagmites, Stipia, Typha y Vetiveria.

Las especies que pueden ser reforestadas para el aprovechamiento de madera son: Conocarpus erectus, Laguncularia sp., Rhizophora mangle, Tamarix sp.

Y las arbustivas: Atriplex nummularia, Avicenia foliage

Y un zacate para caballos: Ammophila breviligulata Zacate de playa americano

Un programa extenso sobre la fisiografía de la región, mediante la reimplantación de vegetación nativa y/o la reforestación de especies introducidas con potencial económico en forma estratégica, pueden interceptar las filtraciones que en un nivel mas abajo surgen como sales visibles en la superficie del suelo agrícola. Los árboles utilizan el agua del subsuelo, por debajo del nivel de las raíces de los cultivos.

Para secundar la propuesta de acciones agroforestales, se señalan las siguientes opciones:

1) La plantación del área cercana a la zona de descarga salina siguiendo la línea de isosalinidad utilizando especies arboreas perennes tolerantes a la máxima salinidad reportada en ese nivel, que se caractericen por tener raíces profundas, tengan un uso múltiple como rompevientos, aporten fijación de nitrógeno atmosférico, puedan ser ramoneadas, presenten un valor mielífero, sirvan para poste, madera, duela o cuando menos leña, si dan frutos o alimentos serán ideales y buscar su utilización agroindustrial y de procesamiento químico.


2) A una distancia mas alejada del afloramiento de sales, se pueden establecer franjas de alfalfa que contribuyan a interceptar la presión hidráulica de las corrientes subterráneas y disminuir con su cobertura foliar los rápidos gradientes de evapotranspiración que se presentan al final del ciclo agrícola otoño-invierno, cuando la trilla del trigo a finales de mayo, expone el suelo a la radiación solar y vientos calientes.

La alfalfa se usa para el control de la salinidad, estando establecida y madura puede alcanzar una raíz de 5 metros o más, si bien no soporta la salinidad al nacer y reduce su producción si se cultiva en suelos salinos con mal drenaje. La salinidad es mas un problema de agua que de sales y su manejo es la clave para su control.

Si se conoce el flujo y el patrón del exceso de agua, se pueden transplantar o sembrar plantas con raíces profundas como interceptores entre la zona de recarga y descarga. Se establecen siguiendo una línea arriba de la pendiente o isobara relativa al problema de sales, siguiendo las isobatas que se desean controlar y las que marcan una franja de isosalinidad.

En general, las plantas no remueven las sales, por lo tanto no se considera un suelo rescatado. Los suelos salinos no pueden ser rescatados por tratamientos químicos, acondicionadores, fertilizantes; solo el lavado y drenaje pueden remover las sales de la zona radicular.

3) La plantación del área contigua a la zona de filtración, siguiendo las isobatas, en suelos con mayor altitud sobre el nivel del mar y contiguos a la red de distribución hidráulica. Las especies seleccionadas podrían ser árboles freáticos, menos tolerantes a la salinidad pero requieren soportar períodos de humedad prolongados. Las opciones viables son económicamente mas atractivas y ayudan a bajar el nivel freático. Se escogen árboles que no den mucha sombra para que no afecten los cultivos agrícolas. La reforestación contribuye además como hábitat para la fauna, reducen la erosión del suelo y son una barrera para que no afloren las sales freáticas.


4) Si bien las cortinas rompevientos, pueden proporcionar sombra al cultivo adjunto, un buen diseño agroforestal también puede estimular un incremento en los rendimientos al provocar un microclima que proteja al cultivo de una rápida evaporación que modifica la capacidad de campo y que aporte mayor fertilidad al suelo. Las especies seleccionadas deberán poseer cualidades de adaptación sobresalientes, procurando que no se conviertan en un problema de malezas u hospederas de plagas y enfermedades, podrían ser efímeras, xeromorfas, euhalófitas, eurhialinas, freatóficas, riparias con glaucocidad y no solo halófitas propiamente.

En la ejecución inicial de estas propuestas, se puede recurrir al Programa de Reforestación de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) el cual incluye diferentes especies de frutales, sombra y ornato que pueden ser implantados en suelos con diferentes grados de salinidad y nivel freático.

Frutales: limón, naranjo, toronja, limón real, mango, guayaba, papaya, guamúchil.

Sombra y ornato: sabino, pingüica, palo colorado, cedro, pochote, brasil, palo joso, guásima, mezquite, eucalipto, zumillo, matachín, trueno, tulipán, pirul, orquidea, palma, japonesa.

El pretender dar una solución planificada y esquemática que cubra todas las alternativas sustentables y su tecnología empleada, requiere de un manual de consulta muy extenso, ya que las variables ambientales socioeconómicas y culturales así lo requieren, por lo que en este estudio se pretende abrir una introducción aproximada para ir apropiándonos de las técnicas más convenientes, que en ocasiones son desarrolladas ya por los habitantes locales y no descartar estas innovaciones baratas que pueden ser casi revolucionarias perse. Por ello hay que aprender de lo que ya existe, para pasar a otras alternativas, especies y tecnologías mas vanguardistas.

Para frenar los procesos de erosión y desertificación, México cuenta con sus propias leyes constitucionales, otras están en un apartado del Tratado de Libre Comercio y otras se han adquirido mediante compromisos firmados en Septiembre de 1997 en la conversión de lucha contra la desertificación, junto con 113 países del mundo.

Esto justifica que se presenten programas de rescate de suelos erosionados por la salinidad, para justificar la aprobación de partidas económicas federales, en apoyo a solucionar o reincorporar a la producción estas tierras marginadas.

Las opciones tecnológicas para el manejo de suelos salinos en el sur de Sonora, son una realidad en INIFAP e ITSON. Los programas de riego precisos y sistemas de irrigación presurizados y por goteo o aspersión, analizando la capacidad de retención de humedad del suelo y el punto de marchitamiento de la planta, son una tecnología que se tiene que establecer con estudios financieros al parejo de un proyecto hidráulico, que le de viabilidad de uso en los distritos de riego por gravedad y de bombeo.

Por otra parte, para emplear correctamente los fertilizantes debe tenerse en cuenta aquellas características que puedan influir sobre el suelo, el cultivo o el manejo del campo. Al disolver un fertilizante en agua de riego, se modifican algunas características químicas de ésta; aumentando su contenido salino y conductividad eléctrica, para ello se modifica la frecuencia de riegos y la fertilización fraccionada.

4.1.3. Acción 3. Uso de fertilizantes con menos índice de salinidad.

En cada fertilizante hay que determinar la dosis óptima en gramos por litro de fertilizante que se puede incorporar en el agua de riego, para mantener la calidad del suelo.

Lo más conveniente es que la dosis de fertilizante no eleve la conductividad del agua en más de 1 decisiemens por metro (dS/m). Cuando el agua es de buena calidad, se pueden utilizar concentraciones altas de fertilizante; pero cuando el agua es de mala calidad, resulta necesario utilizar concentraciones bajas, lo que requiere aplicaciones frecuentes.

COMPATIBILIDAD DE FERTILIZANTES

pH
Ca Meq/lt.
6.0
36.8
6.2
25.2
6.4
17.6
6.6
12.7
6.8
9.3
7.0
7.0
7.2
5.4
7.4
4.2
7.6
3.3
7.8
2.6

 

INDICE DE SALES DE LOS FERTILIZANTES

% DE ANÁLISIS
MISMO PESO MATERIAL NITRATATO DE SODIO = 100
POR UNIDAD DE 20 Lb. INDICE DE SAL.
NITRÓGENO
UAN
32.0
77.8
AMONIA ANHIDRO
82-82.2
47.1
0.572
NITRATO AMONICO
33.0-35.0
100-104.7
2.990
SULFATO AMONICO
20.0-21.2
69.0
3.253
NITRATO DE SODIO
16.5
100.0
6.060
UREA
44.0-46.6
75.4
1.618
FÓSFORO
SUPERFOSFATO SIMPLE
20.0
7.8
0.390
SUPERFOSFATO CONCENTRADO (10-46-00)
46.0-48.0
10.1-26.9
0.210
FOSFATO MONOAMONICO
12.2-61.7
29.9
0.405
FOSFATO DIAMONICO (11-52-00)
18.0-53.8
34.2
0.456
POTASIO
CLORURO POTASIO
60.0
109.4-116.3
1.936
NITRATO POTASICO
13.5-46.8
73.6
1.219
SULFATO POTASICO
50.0-54.0
46.1
0.853

 

VALORES DE pH Y CE EN DILUCIONES DE LOS FERTILIZANTES NITROGENADOS

CONCENTRACIÓN g/l
NITRATO DE AMONIO pH
CE
UREA pH
CE
DILUCIÓN AL 32% pH
CE
0.25
5.87
0.49
5.63
0.004
6.11
0.32
0.50
5.59
0.78
5.70
0.006
6.62
0.58
1.00
5.56
0.94
5.84
0.006
7.12
1.10
2.00
5.38
2.78
6.10
0.007
7.23
2.29

 

VALORES DE pH Y CE EN DILUCIONES DE LOS FERTILIZANTES FOSFÓRICOS Y POTASICOS

CONCENTRACIÓN g/l
ACIDO FOSFÓRICO 75% pH
CE
FOSFATO MONOAMONICO pH
CE
FOSFATO UREA pH
CE
NITRATO POTASIO pH
CE
SULFATO POTASIO pH
CE
0.25
3.22
0.48
5.34
0.21
6.53
0.34
6.55
0.32
3.0
0.50
0.50
2.92
0.84
5.04
0.42
6.56
0.64
6.63
0.76
2.81
0.95
1.00
2.70
1.47
4.94
0.80
7.00
1.24
7.14
1.41
2.62
1.67
2.00
2.51
2.43
4.72
1.57
7.53
2.44
7.47
2.58
2.44
2.74

Mejoradores de suelo.

Suelos salado:

1) Promesol 5X
2) Uracol
3) Nitrosul
4) Sulfato de amonia

Suelo alcalino:

1) Sulfuro
2) Sulfato de aluminio Al2(SO4)318H2O
3) Estiércol y arena
4) Azufre (S) alumbre
5) Sulfato de amonio (NH4)2SO4.

Otros:

Acido sulfúrico H2SO4.
Yeso. CaSO4.2H2O
Polisulfuro de calcio CaS5.
Agua de primera clase C1.
Agentes movilizadores de calcio (ácidos o formadores de ácidos).
Agentes proveedores de calcio (cloruro de calcio, roca caliza molida CaCO3).

4.1.4. Acción 4. Programa de segundos cultivos. Distribución del agua de riego.

En principio, las aguas almacenadas son de la nación y por ello la Comisión Nacional del Agua administra este recurso el cual puede ser destinado a la generación de electricidad, que es distribuida por la Comisión Federal de Electricidad. Un subproducto generado en este proceso es agua que se destina para usos agrícolas y urbanos.

Otra parte del agua almacenada en las presas tiene un uso para el riego agrícola y la industria regional. En ambos casos el agua se entrega al distrito de riego y esta a su vez a los módulos de riego o secciones de riego.

El diseño original de la obra civil e hidráulica tenía calculado el servicio de compuertas, canales y drenes, para hacer funcionar al distrito de riego en función a una superficie óptima para las actividades agrícolas, en una extensión agrícola que permitía dos cultivos al año en un mismo predio.

Los cambios del mercado llevaron consigo a modificar el patrón de cultivos, la celeridad de los apoyos financieros, de seguro y crediticios, actividades agrarias y presiones sociopolíticas con un trasfondo económico que justificaron el reparto de tierras al sector social, colonos y concesiones de venta subsidiada al sector privado, mas otros factores particulares para cada zona agrícola estimularon el crecimiento de los Distritos de Riego expandiendo sus límites de riego, ocasionando con ello que el fomento de la extensión agrícola no haya sido considerada como la mas limitante por el recurso agua como cuello de botella para la planeación agrícola del Distrito de Desarrollo Rural, con las consecuencias ecológicas que mas tarde se tendrían, al aplicarse 1.2 ciclos agrícolas al año por predio agrícola, en lugar de los 2.1 ciclos factibles por año.

4.1.5. Acción 5. Rehabilitar un programa de manejo y asistencia técnica.

El sistema presurizado si bien es una tecnología que mejora el uso del agua, no es la solución en el mediano plazo para eficientizar más los recursos naturales. Es necesario rescatar los aciertos del Programa PLANECA que estimulaba la tecnificación básica del riego, con trazos topográficos, historial del terreno y proyecto de receta de lámina de riego por estado fenológico de cada cultivo.

La productividad agrícola de la superficie afectada por salinidad y mal drenaje se ve limitada por la cantidad de sales presentes y por el manto freático superficial, por lo que se hace necesario recuperar y poner en producción los terrenos afectados. Depender de la instalación del drenaje parcelario hace muy costosa la inversión regional y al alcance de pocos productores, por lo que buscar la solución en el manejo del agua y suelo debe tener un carácter sustentable.

Son muchos los trabajos bibliográficos y pocos los trabajos experimentales adecuados para buscar recursos renovables que puedan darle un nuevo uso a las tierras agrícolas con niveles de salinidad. Los potenciales de especie vegetales en el mundo son vastos, algunos requieren domesticación, generación de tecnologías agrícola a largo plazo y otras para justificarse requieren la instalación de una industria transformadora o de aprovechamiento. Muchas especies solo requieren fases de introducción y adaptación para hacer en lo inmediato un uso sustentable de sus productos maderables, forrajeros, combustibles, mielíferos, alimenticios, medicinales y químcos. En algunos casos con un programa de extensionismo y fomento se podrán incorporar rápidamente al padrón de cultivos, diversificando las alternativas existentes, abriendo paso a otras opciones forrajeras, ornamentales, hortalizas, oleaginosas, leguminosas y granos comestibles e irlos mejorando genéticamente a las condiciones locales, necesidades económicas del mercado y a la demanda de los productores que requieran adoptar estos cultivos.

4.1.6. Acción 6. Manejo agronómico del uso de maquinaria, diseño de trazos de riego y siembra.

La preparación de la cama de siembra y el manejo del riego pueden reducir los efectos de las sales. La siembra en los costados de un surco alto o en un doble surco plano con cresta en el medio para las sales, pueden causar que las sales emigren fuera de la zona de plantación. Además las coronas de las áreas levantadas pueden ser cultivadas hacia un lado después del riego para remover las sales que se han acumulado. La siembra de surcos alternados y regados de la misma manera, ayudará a empujar las sales a través de los surcos no irrigados y separado del surco sembrado.

Las superficies salinas con un manto freático alto, no pueden recibir labores de cultivo con maquinaria pesada durante la mayor parte del año. Por lo tanto es muy importante realizar el control de maleza y preparación de la cama de siembra en forma mecánica o química. La competencia de maleza y tráfico pesado son los grandes obstáculos para la siembra y establecimiento de plantas en sitios salinos. Es muy importante tomar ventaja de la materia orgánica (maleza o no), particularmente si la salinidad/sodicidad está asociada con un manto friático alto. Las plantas en crecimiento actúan como bombas biológicas, manteniendo el nivel del agua friático a una mayor distancia de la superficie que reduce la capilaridad y por lo tanto la evaporación y la deposición de sal en la superficie. Las raíces y tallos aún de las plantas controladas por medios químicos, asisten con la estructura del suelo, infiltración y percolación de la humedad a través del perfil del suelo. La labranza mecánica puede destruir la materia orgánica, vegetación y estructura del suelo, retardando la infiltración y puede causar la acumulación en la superficie del suelo. Un equipo liviano motorizado de aspersión puede entrar a las áreas húmedas durante la época seca del año, mejor que un equipo pesado y será la mejor alternativa para controlar la competencia por maleza y mantener la estructura del suelo si es que existe.

El período óptimo para lograr una siembra forrajera y el tipo de cubierta de especies para suelos salinos con humedad friática es durante el final del otoño. La semilla deberá estar en el suelo antes del período de crecimiento a una profundidad de 0.4-1.2 cm en una cama de siembra libre de malezas. Si después continúan las lluvias, las sales superficiales se diluyen al tiempo de la germinación y el rango de establecimiento se mejora. Riegos ligeros y frecuentes también mejoran la germinación y las condiciones del establecimiento.

Cada lugar es único en la clase y cantidad de sal, tipo de suelo, humedad disponible, condición ambiental, localización geográfica. La mayoría de las rectificaciones de suelos salinos, no corregirán los problemas de concentración de sales. Un análisis de suelo adecuado (30 cm) ayudará a determinar la naturaleza del problema, así como las prácticas correctivas de suelos que se pueden recomendar.

Los suelos con conductividad eléctrica (CE) mayor de 25 mmhos/cm3o rangos de absorción de sodio (RAS) en exceso de 12 en suelos de alta salinidad, o en 25 de suelos de baja salinidad, no deberán ser sembradas hasta que las correcciones de lavado o drenaje hayan reducido el riesgo.

Un lavado insuficiente después de una práctica correctiva puede causar que la salinidad sea un problema mayor.

Planeando la siembra: Una evaluación de la salinidad/sodicidad deberá hacerse antes de la selección del sitio y sus tratamientos alternativos. Es impráctico recomendar una mezcla universal cubriendo todas las variables en la planeación del sitio potencial. Las especies no solo varían en su tolerancia salina, sino también en su habilidad de sostenerse en un nivel friático alto o en condiciones de severa sequía.

La siguiente lista compara la tolerancia relativa de las especies disponibles comercialmente. La mayoría de las especies pueden ser sembradas solas o en combinación con otras especies adaptables. Beardless Wildrye, Tall Wheatgrass y el híbrido "Newlty" de Weatgrass son unas de las especies mas tolerantes en áreas irrigadas con drenaje. Beardless Wildrye, Tall Wheatgrass, Festuca Alta y Western Wheatgrass son las especies mas tolerantes en áreas húmedas (sitios donde la lámina de agua se mantiene dentro de un metro de la superficie durante toda la temporada de crecimiento). Meadow Fox Tall es moderadamente tolerante a la sal y es un excelente forraje en áreas húmedas cuando se le puede utilizar. Los zacates Russian Wildrye, Tall Wheatgrass y Altai Wildrye son muy tolerantes a la sequía y se comportan mejor en áreas salinas secas (sitios donde el manto friático baja por debajo de los 2.5 metros de la superficie durante la época de crecimiento, o donde no se presenta una línea húmeda). También Crested Wheatgrass, Intermediate Wheatgrass y Pubescent Wheatgrass son muy tolerantes a la sequía y su comportamiento estará muy bien en áreas secas moderadamente salinas. La lista de especies para los sitios secos, producirán mejor entre los 250-350 milímetros de lluvia anual, pero podrán adecuarse a una menor precipitación. Para los sitios con una mayor precipitación anual, se recomiendan las especies que soportan niveles de humedad.

El Slender Wheatgrass se comporta bien en suelos húmedos y secos, pero relativamente tiene una vida corta de 4-5 años. El trébol amarillo dulce se adapta a suelos con salinidad moderada a baja en sitios secos, pero tiene una vida corta. Estas especies pueden ser incluidas en mezclas para un establecimiento rápido y obtener una cobertura en poco tiempo, pero no persistirán en el largo plazo. Ambas especies pueden ser consideradas como cultivos de heno interino mientras que las correcciones del suelo se están aplicando o instalando o como cultivos de abono verde para mejorar la labranza del suelo y la materia orgánica y entonces permitir el establecimiento de especies de mayor persistencia.

No existen hortalizas comerciales que puedan establecerse en suelos muy salinos y el límite superior para el establecimiento de verduras es cercano a los 12 mmhos/cm3.

En el manejo de suelos salinos y suelos sódicos se encuentran los correctores químicos a muy alto precio que es impráctico rescatar los suelos degradados. A veces es imposible drenar un área en forma adecuada o no existe agua de irrigación de calidad adecuada, lo que dificulta aún más este procedimiento.

En estas situaciones hay varias prácticas de manejo que ayudarán en controlar o reducir los impactos de sal o sodio:

1. Seleccionar cultivos o las variedades que tienen mayor tolerancia a la sal o al sodio.
2. Emplear procedimientos especiales para minimizar la acumulación de sal alrededor de la semilla.
3. Utilizar el método apropiado de irrigación según las características de la raíz del cultivo.
4. Usar camas de suelo con inclinación del surco y otras prácticas especiales en la preparación del suelo y en los rastreos para proveer un ambiente bajo de sales.
5. Se debe usar el agua de riego en forma abundante para diluir las sales o para lavar las sales fuera de la zona de germinación o de la raíz.
6. Emplear correctores orgánicos como boñiga, composta, para mejorar la estructura del suelo y el arado. Labranza mínima para incorporar los residuos de las cosechas ayudará a crear drenaje.
7. Cincelear profundamente para romper las capas duras de suelo y la capa dura de sodio u alguna otra capa, para proveer un drenaje interno.
8. Utilizar los correctores químicos.
9. Hacer prácticas agronómicas inteligentes y manejar con cuidado los fertilizantes.

4.1.7. Acción 7. Conversión agrícola a especies tolerantes a la salinidad.

La selección y cultivo de especies tolerantes a la sal es un proyecto que ejercerá un beneficio económico local, enfocado a reincorporar tierras agrícolas afectadas y para su mejor éxito requiere otros estudios adicionales como los análisis isotópicos particularmente de cloruros usados en el monitoreo el movimiento del agua salina y con ello precisar la adaptación de la especie tolerante a la sal. Las pruebas de humedad de neutrones y las estaciones meteorológicas electrónicas requieren implementarse para emplear su información con prácticas de manejo agronómicas y evitar el uso de riegos pesados que al elevarse el manto freático se acarrean las sales a la superficie.

Las halófitas pueden crecer en suelos salados porque pueden ajustar su balance hormonal para mantener sus funciones. Es cierto que muchas halófitas no tienen un valor comercial pero hay que irlas seleccionando. La adaptación de las células de las plantas ocurren en los primeros 5 a 10 días después de la germinación. Este proceso de adaptación continuará durante las etapas de crecimiento, aparentemente por reajustes en su balance hormonal que pueden perdurar todo el año bajo condiciones normales.

ESPECIES POTENCIALES BAJO CULTIVO:

Frutas, hortalizas y semillas.

CE
Aizoon canariense i

--
Carpobrotus edulis (L.) L. Bolus

--
Sesuvium vervucosum Rafo

56.0
Tetragonia arbuscule Fenzl

Trianthema portulacastrum L.

Amaranthus watsonii Standley

Philoxerus vermiculris (L.) Beauv

Crithmum maritimum L.

56.0
Eryngium aristulosum Jepson

Brahea edulis H. Wendley ex S. Watson

Cocos nucifera L.

Hyphaene benguellensis Welv

Hyphaene reptans Beccs

Sabal palmetto Lodd ex Schul

Basella alba L.

Batis argillicola Van Rover

Batis maritima L.

59.0
Cakile maritima Scott

18.4
Raphanus raphiniastrum L.

Opuntia paediophila Castellanos

Pachycerus pringlei (S. Watson) Brinto & Rose

Maytenus phyllantoides Benth

Atriplex arenaria Nutt.

Atriplex hortensis L.

Atriplex sagittifolia Spegazzini

56.0

Oleaginosas.

CE
Oenanthe fistulosa L.

8.0
Corozo oleifera Bailey

Senecio filagenoides DC

Senecio sublatus Don

Crambe maritima L.

8.0
Allenrolfea occidentalis (S. Wats.) Kuntze

56.0
Allenrolfea vaginata (Griseb) Kuntze

Salicornia europea L.

100.0
Salicornia virginica L.

44.5
Suaeda divaricata Moq.

Suaeda fruiticosa (L.) Forssk.

56.0
Kosteletzkya virginica (L.) Presl.

Ruppia spiralis L.

Salvadora oleoides Decne.

Acantholippia seriphioides L.

Medicinas y aceites esenciales.

CE
Calotropis gigantea (L.) R. Br.

8.0
Haloxylon scoparium Pomel

Colliguaya interrgerrima Gill

Frankenia palmeri I. Wats.

Althaea officinalis L.

34.0
Xylocarpus australasicus Rialey

Erythrina herbacea L.

Plantago insularis Eastw

Anemopsis californica (Nutt) Hook & Arn

Sonneratia caseolaris (L.) Engler

Peganum armala L.

8.0

 

Insecticidas.

            Los extractos vegetales contienen compuestos químicos como sulfuros, alcaloides, saponinas, taninos, flavonoides, glicósidos, aceites esenciales y otros que tienen efectos contra microorganismos patógenos e insectos, actuando como repelentes, fagorrepelentes, como venenos de contacto y estomacales, controlando también ácaros. De estos extractos naturales se obtienen sustancias bioactivas para insecticidas botánicos con forma de polvos, cenizas y extractos.

            Existen muchas plantas cuyas soluciones poseen propiedades insecticidas; sin embargo, desde el punto de vista comercial, sólo se han aprobado algunas plantas, entre ellas el tabaco, piretro, retenona, sabadilla y azaridactina.

NOMBRE BOTÁNICO

NOMBRE COMÚN

INSECTOS QUE ATACA

Annona muricata

ANONA

AFIDOS.

Capsicum frutescens

CHILE

AFIDOS, MARIPOSA DE LA COL, ORUGAS Y PLAGAS DE ALMACENES.

Datura stramonium

TOLOACHE

GORGOJO DEL FRIJOL, TRIGO.

Larrea tredinatata

GOBERNADORA

GORGOJO DEL FRIJOL.

Tagetes erecta

CEMPOASUCHIL

AFIDOS Y CUCARACHAS.

Chrysanthemum cinerariaefollum

CRISANTEMO

ORUGAS.

Azadirachta indica

NEEM

ORUGAS, CRISOMÉLIDOS, ÁFIDOS, CHICHARRITAS, CHINCHES, CHAPULIN Y PICUDOS.

Ricinus communis

HIGUERILLA

PICUDOS DEL EJOTE, GORGOJO DEL TRIGO.

Hipocratea excelsa

CANCERINA

PICUDO DEL EJOTE

Argemone mexicana

CHICALOTE

GORGOJO DEL GARBANZO, TREIGO Y MAÍZ.

Stovia spp.

CUCARACHAS.

Bodleja spp.

CUCARACHAS.

Verbesina spp.

CUCARACHAS.

Nicotiana tigonophyla

TABAQUILLO DEL COYOTE

GORGOJO DEL TRIGO.

Turnera difusa

DAMIANA

GORGOJO DEL TRIGO.

Salplanthus macrodonthus

GUAYABILLA

GORGOJO DEL TRIGO.

Ambrosia confentiflora

ESTAFIATE

GORGOJO DEL TRIGO.

Circium arvense

CARDO RUSO O SANTO

GORGOJO DEL TRIGO.

Cridoscolus angustidensis

ORTIGA

GORGOJO DEL TRIGO.

Pandilantuhus bracteatus

CANDELILLA DE ÁRBOL

GORGOJO DEL TRIGO

Ambrosia amborisiodes

CHICURA

GORGOJO DEL TRIGO.

Tagetes foetidissima

CEMPOAL

GORGOJO MEXICANO DEL FRIJOL

Allium sativum

AJO

GALLINA CIEGA Y PULGONES.

Ocimum basilicum

ALBAHACAR

PULGONES Y ÁCAROS.

Crotalaria mucronatum

CHIPILIN

GORGOJO DEL MAÍZ Y FIJOL.

Eupatorium mucronatum

COPALILLO

PALOMILLA DEL REPOLLO Y ÁFIDOS.

Tithonia tubaeformis

GIRASOL SILVESTRE

PALOMILLA DEL REPOLLO.

Mamea americana

MAMEY

PALOMILLA DEL REPOLLO, PULGÓN VERDE DEL DURAZNO, Myzus persicae.

Melia azaederach

PARAÍSO COMÚN

GUSANO SOLDADO.

Nicotiana tabacum

TABACO

PULGONES.

Lycopersicon sculentum

TOMATE

PULGONES.

 

Ceratonia siliqua

Cheysonthamus nauseus

Derris elliptica

Erytrina herbacea

Marítima annua

Nicotiana glauca

Ricinus communis

Solaum caroli

Tephrosia leiocarpa

Anabasis aphylla.

 

Cultivo comerciales.

CE
Nombre común
mmhos/cm
Phoenix dactylifera

4.0
Datil
T
Ficus carica

Higo
M
Parthenium argentatum

15.0
Guayule
T
Simmondsia chinensis

Jojoba
T
Ziziphus jujuba

Jujube
M
Olea europea

Olivo
M
Carica papaya

Papaya
M
Ananas comosus

Piña
M
Punica granatum
Pomegrante (granada)
M
Asparagus officinalis

4.1
Espárrago
T
Beta vulgaris

4.0
Remolacha roja
M
Beta vulgaris

7.0
Remolacha forrajera
T 10
Cucurbita pepo melo pepo

4.7
Calabacita zuchini
M 10
Gossypium hirsutum

7.7
Algodón
T
Cyamopsis tetranogloba

8.8
Guar
T
Hibiscus cannabinus
8.8
Kenaf
M 18
Carthamus trinctorium

-
Cártamo
M
Tritico secale

6.1
Triticale
T
Triticum aestivum

Trigo enano, duro
T
Secale cereale

Centeno
T 8
Hordeum vulgare
Cebada
T 12
T= tolerante a la sal, M = medianamente.

   

Cultivos tolerantes a la salinidad

mmhos/cm
Girasol

8
Betabel

8
Breton

8
Alfalfa

8
Cochia

30
Leymus

14
Bermuda

13
Pasto Salado

12
Astragalus

13
Elymus

15
Mezquite

15
Eucalipto

13

4.1.8. Acción 8. Apoyar la investigación en irrigación, suelos y fisiología vegetal.

Inevitablemente, la irrigación lleva a la salinización de los suelos y el agua. La sal contenida en el agua de riego tiende a ser depositada en el suelo conforme el agua pura pasa a la atmósfera con la evaporación y transpiración de las plantas. Típicamente, el exceso de agua se aplica a la tierra o entra por filtración desde los canales. Estas aguas precolan a través del suelo por el estrato inferior y fluyen hacia la pendiente causando los encharcamientos. En respuesta, los suelos salinos se forman en esas tierras a través del proceso de evaporación.

Es necesario comprender la salinidad no solamente como producto del medio ambiente natural o de los cambios climáticos y que solamente afecta a las plantas, sino como un producto antropogénico, es decir, como resultado también de la actividad del hombre y de su cultura, de cómo la salinidad puede afectar la fertilidad de los suelos y también afecta su influencia en las sociedades humanas.

La actividad humana induce a que todos los suelos agrícolas tengan una salinidad alcalina sódica o bicarbonatada de tal manera que en el futuro el hombre va a tener que convivir permanentemente con este tipo de suelos que en gran medida el mismo ha propiciado.

Es necesario que las nuevas generaciones de agrónomos y científicos que se formen puedan ser capaces de enfrentar, trabajar y convivir con esas condiciones de salinidad alcalina de los suelos, para lo cual es indispensable que conozcan y manejen las leyes geoquímicas de migración de iones, átomos y moléculas de las sales, a fin de que con base en estos conocimientos se puedan establecer programas de manejo o de recuperación de los suelos a una condición de productividad.

Es necesario crear una conciencia sobre la importancia de este problema creciente de los suelos, problema que de no resolverse, se convertirá en una gran carga para las próximas generaciones.

La desforestación y la salinidad de los suelos son el resultado de acciones negligentes del ser humano basadas en políticas de desarrollo y de relaciones sociales que, en esta etapa de dominio casi completo de la naturaleza, atenta contra ella.

Transformar tierras no cultivables, por su gran cantidad de sales, en terrenos donde no es posible cosechar el cultivo mas exigente en cuanto a la calidad de suelos, es posible mediante trabajos de rehabilitación de suelos. El método utilizado en la zona chinampera de Xochimilco se recupera su inversión en un ciclo agrícola.

Las sales de cloruros, nitratos y sodio en exceso son los mayores aniquiladores.

La mejor forma de manejar la sal es determinando la relación soluble de CO2 de sodio extraible en calcio o magnesio (Na/Ca y Na/Mg).

El índice Na/Ca menor de 5 es aceptable. Un índice mayor indica que existen condiciones físicas muy pobres para la penetración del agua en el lavado de sales solubles. Una relación de Na/Mg debe ser menor a 20 o menos de 10 para el cultivo de caña.

Para mejorar la estructura del suelo hay que incrementar el Ca y/o Mg solubles.

La capacidad de catión intercambiable (CCI) depende primeramente de la textura con un pequeño mejoramiento de cerca de 3.5 por cada porcentaje de incremento en Humus. El mejorar la fracción humica de la materia orgánica es la mejor forma de mejorar el CCI.

Varios cationes de sales disponibles son nutrientes y se utiliza el CO2 como agente extractante ya que las raíces secretan CO2 el cual forma un ácido débil denominado ácido carbónico. Estas sales catiónicas que ocurren en la zona de raíz en la solución del suelo también incluyen cationes solubles en agua que ocurren en la solución de reacciones orgánicas o de ácidos fuertes que provienen de los fertilizantes. En los niveles del perfil de suelos profundos necesitan ser comparados para el mejor manejo de las sales.

Los cationes solubles en agua se determinan por separado y el uso de las dos determinaciones se determina el tratamiento requerido o sí el drenaje tiene prioridad.

El calcio soluble en agua (H2O Ca) es la clave para el lavado de sales, ya que indica el estado físico del suelo en relación con el ión de sodio extractable (C2O Na). El calcio soluble se intercambia con las partículas del suelo con las de sodio extractable; entonces, convirtiéndolo en una forma soluble y movible así que el Na se puede lavar.

El azufre es el químico principal para solubilizar calcio, magnesio y sodio. Los ácidos orgánicos de la fracción humica de la materia orgánica son importantes y pueden ser la principal ayuda en el manejo de la sal. El calcio soluble deberá estar en la forma de sulfato y no bicarbonato. También se pueden usar en el manejo de sales la buñiga y la gallinaza, humeatos, ácido humico, microorganismos inoculantes del suelo, carboxilos y polímeros.

El calcio soluble se mueve en el perfil con el sodio soluble, así que el tratamiento de químicos como el azufre deberá ser usado en cantidades moderadas varias veces durante el año como el agua para drenaje del suelo es esencial para el proceso de lavado.

Es necesario conocer los niveles de agua subterránea y el flujo de agua superficiales en la salinidad, ya que sirven de apoyo para la identificación de índices.

a) El rango de elevación del agua subterránea.
b) El área de tierra con niveles friáticos dentro de los 2 metros de la superficie.
c) El rango de cambio en la corriente salina.

La acepción que la salinidad desértica está asociada a la subida del manto freático, no siempre es cierta.

El proceso de salinización está cercanamente unido a cambios traídos acerca del ciclo hidrológico por las modificaciones y de los caminos del agua se conduce a través del panorama. Dos reacciones fundamentales diferentes ocurren dependiendo si se está trabajando con la salinización por irrigación o por la salinización de la aridez. Las reacciones removieron la sal dentro de la zona de producción. Las sales originalmente fueron almacenadas en el acuífero o en la zona insaturada entre el acuífero y la superficie. La evaporación concentra las sales cerca de la superficie a niveles que la producción de las plantas se ve afectada y eventualmente hasta llegar a niveles que son dominadas por plantas halófitas.

La salinización que va a ocurrir es necesario que ocurra a condiciones de cambio hidrológico (incremento del flujo de agua al sistema subterráneo) y una fuente de sal para removilizar a la superficie. Si el almacén de sal no existe, o el rango de flujo es suficientemente alto para producir un transporte de masa mas bajo, entonces solo se presenta eventualmente un encharcamiento.

La irrigación es la acción de suplementar la lluvia en un área durante la estación de crecimiento a tal nivel que la humedad del suelo se mantiene en un nivel mayor u óptimo para el crecimiento de la planta.

Esto se hace importando agua al campo que se irriga, ya sea de agua rodada o agua de pozo. La eficiencia de aplicar el riego es optimizado agregando una cantidad suficiente de agua hasta cumplir las demandas de agua de la planta, así como el transporte de cualquier acumulación de sales en la zona racial. La fracción transportada es vital para una larga sustentabilidad de niveles bajos de sal en la zona de la raíz.

Todas las prácticas de irrigación agregan agua a los cuerpos de manto freático en la forma de sus fracciones de transporte. La única diferencia entre una práctica de irrigación eficiente o ineficiente es el rango al cual el agua se adiciona al sistema subterráneo.

Si el rango al cual el agua es agregada al sistema freático, ésta es mayor que el rango al cual el acuífero puede mas tarde trasmitir el agua de esa área, los niveles del agua freática subirán. El ascenso continuará como función que emana del drenaje profundo del área irrigada, hasta que llega a una condición de equilibrio. La condición de equilibrio se alcanza cuando el agua del manto freático puede descargarse directamente a la superficie. En algunos casos especiales el equilibrio se alcanza cuando los gradientes alejados de la presión hidráulica, surgen en las partes más bajas.

Las sales comúnmente encontradas afectando a los cultivos son sulfato de sodio Na2SO4 y cloruros de sodio NaCl.

Los niveles de sal en la cama de siembra pueden manejarse hasta límites aceptables. Las siembras en suelos salinos pueden empezar hasta que se presenten las lluvias para aprovechar su potencial de lavado. Una pulgada de lluvia puede reducir la concentración de sal en un 50% dentro de los primeros 5 cm de suelo, lográndose un incremento dramático en la germinación y sobrevivencia de la semilla.

Se recomienda no utilizar barbechos ya que incrementan las concentraciones de sal en la superficie. El barbecho se hace con tierra húmeda al final del ciclo agrícola para impedir que suban las sales.

Fórmulas para calibrar aproximadamente la conductividad eléctrica CE de la pasta saturada y la parte.

Textura del suelo.

y = CE 1:1 suelo-agua solución
x = CE Del extracto de pasta saturada

 
Dura
Media
Fina
x =
3.01 y - 0.06
3.01 y - 0.77
2.96 y - 0.95
y =
0.33 x + 0.06
0.33 x + 0.77
0.375 x + 0.97



Suelos sódicos. Los suelos que tienen niveles elevados de sodio, restringen su capacidad de retención de agua en dos formas. Primero, el sodio previene que las partículas de arcilla se reunan juntas en pequeños grupos. Este proceso de unión se denomina floculación. La floculación permite que el agua penetre a humedecer capas mas profundas. Cuando los niveles de sodio son altos evitan la floculación, las partículas individuales de arcilla se sobreponen unas con otras al azar cuando existen condiciones mojadas, previniendo la penetración del agua a través de la capa de mucho sodio.

Segundo, cuando el suelo se seca, áreas del suelo dentro de los niveles altos de sodio forman estructuras duras que parecen columnas redondeadas por arriba. Estas columnas no dejan que las raíces penetren dentro de la columna, así que la única agua y nutrientes disponibles para las raíces de la planta vienen de la poca superficie que rodea estas estructuras. Las plantas solo tienen un pequeño porcentaje del volumen posible de suelo para crecer.

Las áreas con sodio alto, se sospechan cuando el pH es >8.0 y se confirman con una prueba de laboratorio.

Bajar el nivel de sodio es mas difícil, debido a la restricción en el movimiento de agua, el lavado es mas difícil.

Si el suelo tiene niveles altos de yeso con niveles altos de sodio, el agregar yeso no ayudará a reemplazar el sodio del suelo. En estos suelos un barbecho ayuda a mezclar el yeso natural del suelo con el horizonte que porta el sodio. Si el suelo no contiene yeso, su adición reemplazará el sodio con calcio en el perfil.

El cloruro de calcio es más rápido para remediar que el yeso, ya que es mas soluble que el yeso, así que se necesita menos agua en reemplazar el sodio dentro del perfil. Si las condiciones económicas lo permiten en uno de los mejores correctores, que junto a una lámina de riego pesado y un nivel de drenaje profundo, el sodio se lavará de la zona radicular.

La corrección de un suelo sódico deberá analizar primero el uso de cloruro de calcio y después yeso. Es necesario agregar que sobretodo hay que realizar las prácticas de manejo necesarias.

La salinidad a través de la irrigación se parece a la salinidad de las zonas áridas, excepto que el acceso de agua al subsuelo proviene del riego en lugar de la lluvia.

La salinidad por irrigación se refiere a aquella acumulación de sales en la zona de la raíz de la planta o en la superficie del suelo, comúnmente como resultado de la subida del manto freático salino dentro de los 2 metros de la superficie del suelo. Las fuentes de sales provienen del ciclo de sales, sales de sedimentaciones marinas y del intemperismo de la roca madre al formarse el suelo.

El problema surge cuando el volumen del agua irrigada excede a la evaporación y transpiración de las plantas. El exceso de agua percola al subsuelo (recarga) causando que suban los niveles de agua. La humedad del subsuelo dentro de los 2 metros de profundidad, puede agregarse después en la parte superior del perfil, dentro de la zona radical a través de la acción capilar. Si continua agregándose agua por el subsuelo, el agua descargará en la superficie del suelo, dentro de las corrientes cercanas de arroyos, ríos y por lo general llevando sales disueltas que habían sido almacenadas en el suelo y rocas. La evaporación deja que estas sales se acumulen en la superficie del suelo.

La descarga del agua del subsuelo incrementa el contenido de sales de las fuentes de agua cercanas. Esta exagera el problema en algunas áreas, cuando el agua que se emplea para riego se hace agua con encargo. La tierra irrigada continuará llevando la producción agrícola si la sal se lava fuera de la zona radicular, pero afectara a las tierras adyacentes que se riegan menos, donde la sal se acumulará en la parte de arriba a través de la acción capilar.

Las sales solubles comúnmente asociadas a la salinidad de los suelos pueden afectar el crecimiento de las plantas en dos formas. Primero las sales atraen el agua, compitiendo con las plantas y reduciendo la capacidad de extraer agua del suelo. Esto reduce el vigor y crecimiento. Segundo, los iones de sodio, cloruro y borato pueden ser tóxicos para los cultivos. Estos iones son responsables de elevar el pH, lo cual impacta la disponibilidad de nutrientes como Fe, P, Zn, Mn. Si el suelo va incrementando su sodicidad, se hace disperso, inestable y mas fácil de erosión por el agua. Otro impacto asociado es en el detrimento de la calidad de agua, pérdida del hábitat acuático natural y la muerte de la vegetación existente.

Por lo general las áreas irrigadas con mantos bajos naturales o donde el drenaje lateral no es lo suficientemente rápido, pueden sufrir alzas en los niveles freáticos.

Los suelos mas dispuestos a la compactación son los Hara-setting Sodic Duplex que por naturaleza tienen una estructura débil, pueden ser sensibles al cultivo mecánico tienden a ser muy duros al secarse y aguados con la humedad, lo cual se hacen difíciles de cultivar ya que el rango de humedad para cultivarse es muy bajo. En situaciones áridas los agregados del suelo se pulverizan y en situaciones húmedas se remoldean.

El proceso de compactación es dinámico refiriéndose al incremento de la densidad. Ocurre naturalmente como resultado de propiedades inherentes como la textura, régimen de humedad y la manera en que los suelos se formaron. En situaciones de cultivo la compactación se tipifica con la formación de costras que limitan el movimiento del agua y aire dentro del perfil del suelo.

La salinidad árida se clasifica como primaria si ocurre natural y secundaria si es inducida por las actividades humanas como la agricultura.

La salinidad secundaria es un problema insidioso que permanece indetectable por años hasta que la descarga salina se descubre en la superficie del suelo. La recarga es un término usado cuando los poros del suelo están llenos, causando que el exceso de agua percole dentro de la zona de saturación o freática.

La lluvia puede depositar las sales cíclicas en un rango de 6-40 kilos por hectáreas por año para las zonas costeras y se le considera la causa principal de acumulación en el suelo y del agua en tierra adentro.

Si se utilizan aspersores con agua salina, se causan mayores daños a la planta que si se irrigara por gravedad, pero el suelo tendrá el mismo nivel de sales.

Las plantas que crecen en suelos salinos no deben dejarse castigar por falta de agua, ya que esto concentra las sales en la zona radical. En cambios aplicaciones frecuentes de bajos volúmenes de irrigación mejoran la condición de la planta.

Suelo normal: Cationes Ca 2+, Mg 2+, K+ y NH4+ (sólo después de fertilización).
Aniones Cl-, SO4 2-, NO3 -, HCO3 - (solo en suelos alcalinos)

Suelo ácido: AL 3+, Mn 2+.

Suelo salino: Na+, Mg 2+, Cl-, SO4 2- en pocos casos Boro.

Salino: Exceso de sales presente, la estructura del suelo puede ser buena.

Sódico: Sodio presente, la estructura del suelo es mala.

Salino-sódico: Existen sales de sodio y sales, la estructura del suelo es buena.

La peor cosa que se le puede hacer a un suelo salino-sódico es lavarle las sales, ya que el suelo se dispersará.

4.1.9. Acción 9. Propuesta sobre selección y mejoramiento genético de especies potenciales.

Países involucrados en el mejoramiento de cultivos tolerantes a las sales para utilizarlas en ecosistemas afectados por sales usando biotecnología: Estados Unidos, Paquistán, Tailandia, Egipto, India, China, Canadá, Polonia, Australia, Sri Lanka, Estados Arabes del Golfo.

En Rusia el mejoramiento genético en maíz busca seleccionar especies tolerantes a la salinidad y a la helada de -3ºC por 2.5 horas acelerando el proceso mediante el cultivo de células que regeneran plantas tolerantes a diversos ambientes estresantes.

Porqué es necesario hacer cruzamientos para mejorar plantas tolerantes a la salinidad? Los problemas salinos siguen incrementándose y no se mantienen estables. Un programa de mejoramiento puede llevar 8 a 10 años de desarrollo para liberar un cultivo. Para reducir la salinidad de un suelo se consume mucha agua de lavado y si se incrementa la resistencia de las plantas a las sales, se requerirán menores volúmenes de agua para lavar suelos.

Otro camino es domesticar especies halófitas.

Un genotipo genéticamente divergente de arroz Oryza sativa nombrado pokkali (arroz alto índico) es tolerante a la sal y es usado para realizar cruzamientos para mejorar los caracteres agronómicos.

El programa de mejoramiento genético en arroz para suelos ensalitrados de la India ha probado su aceptación con la liberación de variedades altamente productivas en suelos alcalinos, lo que al cabo de 3 años sin agregar aditivos químicos se han mejorado los suelos extendiéndose las actividades agrícolas a cultivos como trigo, cebada y mostaza (raya) en invierno. El cruzamiento ha probado ser un modelo de acercamiento para desarrollar un arroz tolerante a sales con producción sustentable en ecosistemas frágiles.

La salinidad es un problema que limita el cultivo de leguminosas, principalmente soya Glycine max (L.) Merr. La sal inhibe significativamente la actividad de la nitrogenasa, número de nodulos y materia seca acumulada por planta. La variedad mutante PI 416937 es un genotipo que tolera las sales.

El contenido de K+ tiene una correlación positiva con la producción de grano, mientras que el contenido de Na+ tiene una correlación negativa.

El cruzamiento de variedades agrícolas para incrementar su tolerancia salina promete ser una forma eficiente y económica mas adecuada que los procesos de ingeniería y técnicas de mejoramiento del suelo. El estres bajo condiciones de suelo adversas son altamente complejas y generalmente compuestas por efectos climáticos.

4.1.10. Acciones varias se proponen con infraestructura hidráulica y drenaje parcelario artificial.

De ello existe información comercial y otros estudios realizados por el CRUNO-UACh, ITSON y SEMARNAP.

La recuperación de los suelos salinos y/o sódicos mediante métodos físicos involucra un conjunto de medidas mecánicas desde el cinceleo a 90 cm barbecho, rastreo y tabloneo; al romper el horizonte B del suelo que es una capa dura, se logra mejorar la permeabilidad y su efecto en ocasiones dura varios años.

A la fecha existe gran cantidad de información con relación al efecto que altas concentraciones de sales pueden provocar en la estructura y drenaje del suelo, así como su repercusión a nivel de planta. Por esta razón y por los altos costos que significa para el agricultor el realizar prácticas agronómicas tendientes a su recuperación, es que se requiere desarrollar un programa permanente de mejoramiento de los terrenos agrícolas de los Distritos de Riego, de tal forma que involucre la participación tanto del sector oficial como de los propios productores.

anterior | índice | siguiente
Prohibida su reproducción total o parcial sin previo consentimiento del autor y del sitio.