Otros Trabajos y Artículos

MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE RODEOS DE CRÍA

Lic.  Horacio A. Gerde
info@fundacionppicna.net

 

PROGRAMA DE REPRODUCCIÓN

Las alternativas son el sistema de servicio natural con toro, el programa de inseminación artificial ó un programa de transferencia embrionaria.
Cada programa tiene su razón de ser y costos que lo hacen práctico en unas operaciones y en otras no. Básicamene es una decisión basada en los objetivos de cada operación.
Cuando los servicios son artificiales, es esencial tener un buen sistema de registros y una forma efectiva de identificar el ganado.

Se recomienda tener un período determinado para los partos, lo que define un período limitado para hecer servicios. Éste debe comenzar no antes de 50 - 60 días posteriores al parto. Anticipar los servicios a este lapso, reduce la eficiencia reproductiva.

Sin que importe el tamaño del rodeo, las vacas se pueden tener en un área restringida donde se puedan hacer controles y detectar celos. Las vacas se deben observar 2 veces al día.

Para el servicio artificial, la vaca debe estar confinada en un potrero pequeño o piquete.

El momento más oportuno para hacer la inseminación artificial es de 6 a 24 horas antes de la ovulación. Debe obtener más o menos 79 % promedio de concepción.

En algunos establecimientos, se hace un programa de sincronización de celos usando hormonas. Cada día se trabaja más en el programa de reciclaje, en un Plan adecuado de nutrición.
El nivel nutricional de las vacas determinará el éxito o el fracaso de este establecimiento.

PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN

1) 0 - 60 días después del parto:

En este período, la vaca cumple varias funciones y requiere un mayor flujo de nutrientes para producir leche, aumentar el peso y reparar el tracto reproductivo para la siguiente preñez.
La vaca debe alimentarse, para lograr un aumento de peso de 225 g a 250 g/día, inmediatamente después del parto.


Un alimento de:
18 a 20 % de proteínas
1 kg a 3,0 kg/día
3 a 4 kg de heno y pastaje a libre acceso
es el plan básico.

Se alterará en función de la calidad y disponibilidad de pasto.
Suplementar minerales ad-libitum.

Después de 40 días de parida, se debe aplicar un programa para preparar a la vaca para el servicio.
Este programa se inicia 20 días antes de poner los toros en la misma pradera y consiste en aumentar 1 kg más de alimento por vaca y por día.
EL nivel energético y de proteína del alimento, se basa en el tipo de pastura que existe en ese momento.

Si se usan toros, éstos se llevan a la misma pradera a los 60 días de estar las vacas.
Para este período, las vacas deberán estar ganando de 450 g a 700 g por día.
El programa de alimentación que se inició 20 días antes del servicio, se continúa por 40 días adicionales y es posible que el mayor número de vacas se preñen durante este período (80 %).

2) Desde los 60 días hasta 90 días después del destete:

Una vez que el período de servicio ha terminado y los toros se retiran del potrero, las necesidades de la vaca disminuyen.
El programa de uso de la pastura y concentrados se determina en función de cuánto peso está perdiendo la vaca, el tipo de pasto disponible y la densidad de animales por potrero (programa de estiramiento de pasturas o restricción).

3) 90 días después del destete:

Dependiendo de la estación del año y la calidad de los pastos, la mayoría de los animales después del destete no requieren alimentación suplementaria y comienzan a ganar el peso que perdieron en las etapas de lactación media y última.
Si el pasto es de otoño y de poco valor nutricional, se deben suplementar.
Hacer controles de preñez y separar las vacas que no están haciendo el programa de reproducción en forma adecuada.
Mantener la suplementación mineral ad-libitum.

4) 60 días antes del parto:

Este es uno de los segmentos más importantes del ciclo.
La nutrición que se administre en este período no sólo determina la condición del parto, sino como resultará el siguiente ciclo de las vaquillonas (celo, concepción y número de servicios).
La suplementación, ya sea en tipo y niveles dependerá del estado de la hacienda, disponibilidad forrajera y calidad de los pastos.
Mantener la suplementación mineral ad-libitum.

Vacas de reemplazo

Se seleccionan en función del mayor peso al nacimiento y demás características fenotípicas buscadas.
Muchos criadores tienen miedo de servir vaquillonas de 2 años por la posibilidad de tener problemas al parto o en la preñez. Esto no debería ser así, si se aplica un programa de preparación adecuado para que crezcan y se desarrollen.
El mejor retorno económico es cuando las vacas paren a los 2 años.

Generalmente, una vaca HEREFORD debe pesar 270 a 295 kg a los 15 meses de edad y se deben servir a un peso de 295 kg a 300 kg. El no hacer un programa adecuado y sólo dar una alimentación de mantenimiento, traerá problemas de demoras en la madurez sexual, el servicio y el parto.
EL crecimiento del esqueleto debe ser rápido y estar casi completo para cuando la vaca pare por primera vez (385 kg).

El programa de alimentación debe estar diseñado para que ganen de 450 g a 750 g/día desde el destete hasta los 14 meses de edad. Las vaquillonas alimentadas en esta forma mostrarán su primer celo 70 días antes que las que se dejaron pastando libremente.

Durante el período de gestación, la vaquillona debe ganar de 200 g a 450 g por día. Una ganancia de 450 g / día es deseable en los últimos 100 a 120 días antes del parto, obteniendo terneros de mayor peso y una producción de leche mayor. El celo retornará más rápido después del parto y habrá un mejor promedio de concepción, si se compara con animales que no se alimentan adecuadamente durante este período.

Los suplementos usados a este nivel deben estar de acuerdo a las necesidades según los pastos y forrajes existentes y por lo tanto pueden ser desde 10 % de proteína hasta 18 %.
Mantener suplementación mineral ad-libitum.

Después del parto de la primeriza, se la debe alimentar para obtener ganancias de peso de 700 a 950 gramos/día.

Alimentación de los toros:

El programa de alimentación para toros está basado en el objetivo de que estén fuertes, sanos y vigorosos.
Cuando están en buen pasto y no dan servicio, generalmente mantienen el estado corporal.
Veinte (20) días antes de comenzar los servicios, el toro debe recibir una suplementación adicional, en la dieta, para que esté en buenas condiciones.

Los programas dependen del tipo, estado y calidad de las pasturas.
Un programa tradicional es:
1) Usar 1 kg de concentrado alto en proteína, bajo en energía y mezclarlo con 2 a 3 kg de grano, observando la condición + el pasto a libre acceso.

2) Otro programa es el de suministrar un suplemento extendido de pastos de 2,5 a 3 kg por día.
La proteína de este suplemento será en base al tipo de pastos disponibles.
El uso del toro depende de si es una operación manual o se hacen servicios directos en el potrero.

Edad
Manual
Potrero
1 año
10 - 12
0
2 años
25 - 30
15 - 25
3 años
40 - 50
20 - 35

Lic. Horacio A. Gerde
Salta, 8 de septiembre de 1992

Prohibida su reproducción total o parcial sin previo consentimiento del autor y del sitio

ZOE Tecno-Campo