Google
Inicio
Registrarse
Guía del Sitio
Publicite aquí
Usuarios en línea:
  Mascotas y Pets - Foros ZOE
  «Perros»
  Garrapata parda del perro

Enviar mensaje nuevo  Contestar
perfil | registro | preferencias | preguntas | buscar

Amigos UBB: Recomiende esta página a un amigo! siguiente tema nuevo | tema anterior
Autor Tema:   Garrapata parda del perro
Lucas Drugueri
Miembro Activo

Mensajes: 579
De:Buenos Aires, Argentina
Registrado: Ago 2002

enviado 09-11-2004 23:22     Presione aquí para ver el perfil de Lucas Drugueri     Editar/Eliminar Mensaje
Garrapata parda del perro
(Riphicephalus sanguineus)

Vet. Lucas Drugueri

Definición

Riphicephalus sanguineus es una garrapata dura que ataca a los animales y al hombre causándoles lesiones epidérmicas, irritación, malestar y anemia. Es productor de una enfermedad parasitaria externa zoonótica ampliamente distribuida en el mundo y muy conocida por las personas propietarias de animales.
Su rol como agente trasmisor de enfermedades en diferentes partes del mundo lo coloca en una posición de parásito peligroso para la sanidad animal y humana.

Etiología

Taxonómicamente se puede clasificar esta especie de la siguiente manera:
Phylum: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Acarina
Familia: Ixodidae
Género: Riphicephalus
Especie: Riphicephalus sanguineus

R. sanguineus es vulgarmente conocida como la "garrapata parda del perro" o "garrapata de las perreras" y se encuentra distribuida por todo el mundo, siendo la más común dentro del género. Otras especies dentro del género Riphicephalus se encuentran distribuidas en forma más localizada por países europeos, africanos y asiáticos.
Los hospedadores de esta especie de garrapata dura son los cánidos domésticos y salvajes, los ovinos, los caprinos, los camélidos, y animales salvajes como las liebres y los erizos. Pero es en los perros donde R. sanguineus encuentra a su hospedador más importante.

Características generales de estas garrapatas: Es una especie de garrapata dura, o sea que posee escudo dorsal y la superficie dorsal de su cuerpo es lisa, con festones en el borde posterior. Los peritremas están detrás del 4to par de patas y el orificio genital está entre las coxas del 2do par de patas. El dimorfismo sexual es evidente ya que la hembra mide entre 10 y 12 mm, posee el abdomen de color de blanquecino a marrón y es más blanda; mientras que el macho mide entre 3 y 4 mm es más duro y de color marrón. La hematofagia es continua y lenta.
Son parásitos hematófagos, pero como las dos mudas que sufren tienen asiento en el medio ambiente, necesitan de tres hospedadores (pudiendo ser el mismo individuo) para cumplir un ciclo biológico completo.


Ciclo biológico

La hembra deposita, aglutina y esconde en el medio ambiente los huevos en grupos de 2500 y 3000 por vez gracias a la secreción protectora de una glándula que ella posee. De éstos, luego de un período de incubación que va desde los 21 a los 27 días en verano y hasta 80 días en invierno, nacen las larvas. Estas tienen 3 pares de patas y deben subirse al perro hospedador para poder alimentarse de su sangre. Una vez que alcanzó la piel del hospedador se alimentan, caen al suelo y mudan en el medio a ninfas en aproximadamente 9 días. Estas últimas poseen 4 pares de patas, son también hematófagas, y deben subirse otra vez al hospedador para poder alimentarse de sangre y así repletarse de sangre, caer al suelo y allí transformarse en machos a los 4,5 días y en hembras a los 5,5 días ( el ciclo biológico de esta garrapata posee un solo estadio ninfal).

En el estadio adulto hay dimorfismo sexual, la hembra es mucho más grande que el macho. Los adultos son también hematófagos, por lo tanto van a necesitar subirse otra vez al hospedador para poder succionar su sangre.
Una vez alcanzada la madurez sexual las garrapatas copulan y la hembra debe alimentarse hasta que se llena de sangre, luego cae al suelo y busca un lugar protegido para poner los huevos. Una vez que los depositó la hembra muere. El macho generalmente no se alimenta de sangre.

La duración del ciclo varía dependiendo de las condiciones climáticas, ya que dependiendo de éstas las larvas pueden o no estar más o menos tiempo esperando al hospedador. En cambio la parte del ciclo que se cumple sobre el animal (ciclo de vida parasitaria) no varía ya que las condiciones ambientales las crean la humedad y calor del cuerpo del can y es de 23-24 días.


Signos y síntomas

Además de la visualización de las garrapatas (agente causal o etiológico) en la piel del animal hospedador podemos nombrar signos y síntomas muy característicos de esta afección. Uno de los más importantes son las lesiones evidentes en la piel de los hospedadores a causa del prurito y del dolor que produce la garrapata al succionar sangre: como la formación de eritemas (manchas rojas donde picó la garrapata), vesículas y costras.
Se pueden formar también pústulas en caso de contaminación bacteriana secundaria, o gusanos (miasis) en caso que alguna mosca haya depositado sus huevos en la herida.
El rascado a causa de la irritación y el dolor que produce la garrapata al succionar sangre lleva a una formación aún mayor de las lesiones.

La irritación y el estrés es un síntoma muy frecuente en esta parasitosis, agravado esto por la anemia que se produce a causa de la alimentación de tipo hematófaga que tiene R. sanguineus.

Si el número de parásitos sobre el perro es muy alto, el desmejoramiento corporal general del animal es muy evidente.

Patogenia

Las garrapatas, como ya se dijo anteriormente, son parásitos hematófagos, y debido a esto producen cada vez que se alimentan una úlcera en el punto de incisión porque atraviesan la piel del hospedador, y una placa eritematosa alrededor de dicho punto. La piel reacciona contra la irritación, formándose una inflamación serosa, descamación y baja local de las defensas, por pérdida de sustancia.
En caso de existir una contaminación por colonización de bacterias u hongos, la inflamación serosa se torna purulenta o sero sanguinolenta debido a la reacción cutánea y las vesículas se transforman en pústulas.
Otras enfermedades que pueden aparecer debido a la perforación de la piel son las miasis.

El desmejoramiento que sufren los perros que sufren de esta enfermedad parasitaria externa por garrapatas es a causa del estrés y la irritación que estas le producen y no por la posible anemia que pudieran llegar a contraer.

Al igual que muchas otras especies de garrapatas, R. sanguineus cumple un rol fundamental como vector de otras enfermedades víricas, protozoaricas, bacterianas:

a. La garrapata dura del perro posee un papel epidemiológico en la difusión de la enfermedad de Lyme o Borreliosis de Lyme, que es causada por Borrelia burgdorferi y afecta a animales como a los perros, gatos, caballos y vacas, y al hombre;
b.R. sanguineus también puede trasmitir Erlichia canis agente causal de la erlichiosis canina, que puede causar a los canes desde una simple fiebre hasta la muerte.
c. Es vector de la Rickettsia conorii, que es el agente causal de la Fiebre botonosa (Fiebre exantemática mediterránea = F.E.M);
d. y de la Erlichiosis Humana.

Es importante destacar que R. sanguineus puede trasmitir desde un agente causal secundario a varios de estos con una sola picadura. Esto se debe a que cada vez que la garrapata succiona la sangre del hospedador no existe límite de continuidad entre la circulación sanguínea de este y el intestino del parásito. Además las garrapatas infectadas con cualquiera de estos agentes pueden vivir años sin alimentarse y poder luego seguir transmitiendo la enfermedad toda su vida.

Diagnóstico

El diagnóstico clínico de esta enfermedad se realiza analizando los signos y síntomas antes descriptos y el diagnóstico etiológico, observando al parásito a simple vista sobre el animal en diferentes regiones corporales y en el medio donde se encuentran.
Si bien la garrapata es un parásito relativamente sencillo de diagnosticar se debe diferenciar la enfermedad de otras enfermedades dermatológicas de los perros que producen lesiones similares, como otras ectoparasitosis, dermatitis y alergias.

Tratamiento

Las drogas que se utilizan para estos dos fines son las mismas y se expenden en veterinarias y comercios del ramo de las más variadas formas: baños, lociones, shampúes, talcos, collares impregnados, etc.
A continuación se presenta un cuadro con las drogas cuyo espectro de acción abarca a las garrapatas:

Ver cuadro de fármacos

Existen hoy en día además de los ya conocidos tratamientos con las drogas en el cuadro mencionadas otras nuevas cuyo espectro de acción es bastante amplio y que están ganando cada vez más terreno en el campo de los ectoparasiticidas:

Fipronil: No se dispone de datos sobre el uso en perros y gatos menores de 10 semanas de edad. No bañar a los animales 48 horas antes o después del tratamiento con fipronil, ya que la humedad puede disminuir la efectividad. No evita por completo la adhesión de pulgas y garrapatas al animal, pero los dos parásitos mueren entre las 24-48 horas poscontacto con el animal tratado. Otorga protección por 2-3 meses para pulgas y 1 mes para garrapatas.

Selamectina: Producto semisintético perteneciente a la familia de la Avermectinas. Al igual que la droga anterior no se puede utilizar en cachorros menores de 6 semanas de vida. Puede irritar la piel y los ojos. Es un producto inflamable. Menos del 1% de los gatos tratados presentaron alopecia pasajera en el sitio de aplicación. En algunos perros y gatos se notaron vómitos, salivación o diarrea que pudieron o no haberse relacionado con el tratamiento.

Estas dos drogas son actualmente las más utilizadas para el tratamiento contra garrapatas, pulgas y piojos de las animales de compañía del mundo. Y las formas farmacéuticas en que vienen presentadas en los comercios y veterinarias pueden ser spot-on y pour-on (pipetas) y aerosol.

Las desparasitaciones externas son la mejor forma de conseguir una buena prevención de las garrapatosis en los perros. Así como rociar con insecticidas y mantener en buenas condiciones higiénicas los lugares donde nuestros animales domésticos. También el hecho de mantener la hierba del jardín corta y no dejar acumuladas hojas y ramas porque ayuda a controlar las poblaciones de garrapatas.

Bibliografía

- Basso, Nilda y otros. 1992. Bases de la Parasitología Veterinaria, Ed. Hemisferio Sur, 157 pp.
- Boero, Juan Jose. 1976. Parasitosis Animales, EUDEBA Argentina, 524 pp.
- Booth, N.H.; Mc Donald, L.E. 1987. Farmacología y terapéutica veterinaria, Editorial Acribia, 527 pp.
- Drugueri, L. 2004.
Garrapatas de los animales
- Drugueri, L. y D. Modern. 2002. Parasitología Veterinaria. (Parte 1)

- Hallu, Ruben E. y otros. 1997. Curso de Farmacología y Bases de la Terapéutica, Prensa veterinaria argentina.
- Merk & Co. 1988. El Manual Merk de Veterinaria, Merk & Co., Inc. USA. Centrum. Tercera Edición.
- Mandaluniz, Nerea y otros. 1997. Generalidades sobre el Género Ehrlichia - REVISION BIBLIOGRAFICA
- Soulsby, E.J.L. 1982. Helminths, arthropods and protozoa of domesticated animals, 7th ed. p. 119-127.

Enlaces

Las Garrapatas

EVALUACION DE EFICACIA DE FIPRONIL COMO PULGUICIDA Y GARRAPATICIDA EN CANINOS

Grupos entomológicos de importancia veterinaria en Yucatán, México:

EVALUACION DE EFICACIA DE UNA COMBINACION DE IMIDACLOPRID MAS FLUMETRINA, COMO PULGUICIDA Y GARRAPATICIDA
EN CANINOS


Plagas en Chile:

GARRAPATAS: UN IMPORTANTE VECTOR DE ENFERMEDAD

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL PERRO Y EL GATO

LAS GARRAPATAS

DROGA: CLORPIRIFOS2

Lucas Drugueri
Veterinario - Univ. de Bs. Aires
09/11/04

Monografía enviada como Participante en: EPICA - Entrenamiento Profesional para la Integración de la Comunicación Agropecuaria http://www.zoetecnocampo.com/voluntariado.htm

Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento de los autores y del sitio.

IP: Archivada

Tiempo de Buenos Aires - Argentina

siguiente tema nuevo | tema anterior

Opciones Administrativas: Cerrar tema | Archivar/Mover | Eliminar tema
Enviar un nuevo mensaje  Contestar
Ir a:

Contáctenos | ZOE TECNO-CAMPO

Realizado por www.infopop.com © 2000
Ultimate Bulletin Board 5.45c